Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

Zurich i l'amor mercenari (MG)

Imagen
Maria Guilera (Foto: Tomoo Gokita)
–És que hi ha coses nena, que si les expliques sembla que no puguin ser, que són de pel·lícula. Estàvem allà ella i jo, assegudes a la terrassa del Zurich, voltades de turistes amb la taula plena de cerveses buides i que s’obrien la camisa o es treien els tirants de la samarreta. Feia una calor espantosa i li hauria suggerit a la meva amiga que anéssim a dintre, on hi havia aire condicionat, però no gosava fer-ho perquè estava a punt d’explicar-me, jo ja ho veia a venir, l’episodi més dramàtic de la seva vida i no era qüestió de trencar-li el fil. –Et juro que mai m’ho hagués imaginat. El Jose em semblava un noi tan tímid, tan innocent… Va fer un glop llarg de cocacola i va buscar un mocador dins de la bossa. Se li havien començat a  humitejar els ulls. Jo vaig allargar la mà per tocar la seva i, sense  adonar-me’n, vaig arrossegar unes restes de patates xip que van anar a parar a la seva pitrera, que gairebé reposava damunt la taula. Sempre havia estat…

Meteorología (VA)

Imagen
Vicente Aparicio
Soy una mujer sensible con arrebatos de machote. Me crié como la hermana de enmedio de una familia con cinco hijas. Mis padres, a quienes echo de menos como una burra, eran personas casi tan buenas como caóticas. No era impensable, en casa, encontrarse la crema dentrífica dentro de unas zapatillas, si no en las dos, y nunca se buscaban culpables. Así que nos partíamos el pecho. Pero en cuanto pude me largué con viento fresco, aprovechando la tristemente verídica excusa de haberme enamorado.
El amor, que en un primer momento me pareció inmensamente inmenso, me duró menos incluso que el dinero. Por mis bolsillos vacíos, y en especial por mi dura cabeza, tropecé varias veces en muy similares piedras. Y como siempre fui un libro abierto, mis hermanas disfrutaron como bellacas arrojándome unísonas broncas cada cierto tiempo.
Víctima de un temprano desencanto y de los chichones, me casé de blanco con un muchacho bien plantado, pero con serios problemas de riego. Viva la punte…

Entre la noche y el día (MS)

Imagen
Texto y pintura: Mónica Sabbatiello

Abrí la puerta de una patada y ahí seguías, Bruno, en bermudas, despatarrado en el sofá. Mirabas no sé qué en la tele, como si nada hubiera ocurrido. Otra vez te golpee, te grité y exigí. Quise sacarte mentira por verdad. Pero nada. Gusto amargo. Y salí.

Me lavé la boca en el baño de la estación de servicio. No quería que mi hija notara el aliento. A las ocho se marchaba para cumplir su turno de noche en la fábrica. No me dejaría a mis nietos si olía a alcohol.
Se fue tranquila. Preparé la cena. Hasta les canté. Los niños no notaron que cada tanto me doblaba en dos. Se durmieron entre cuentos. Cuando Vea regresó cansada, la casa olía a limpio. Le serví un submarino, con la leche muy caliente.  Me miró de arriba abajo mientras con la cuchara apuraba la disolución del  chocolate. Estás muy delgada, observó.  Sí, sigo el consejo del médico -le mentí-, para aliviar la artrosis de las rodillas.
Me puse el abrigo y pasé por el cuarto de los pequeños, para de…

Amors pagats (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo
—No has notat res d’estrany? Des de principi de setmana sembla més tranquil —va dir l’Albert. Estava assegut al sofà amb els peus sobre la tauleta baixa. La TV oferia imatges de cotxes que corrien per serpentejants carreteres hivernals i travessaven boscos d’avets nevats. No hi havia so. La Marga era a la cuina feinejant però, de tant en tant, s’aproximava al sofà i passava la ma per la llarga cabellera de l’Albert i deixava un platet amb alguna exquisidesa per menjar. —Ara que ho dius, sí, està menys inquiet. Potser comença a fer-se gran —va dir la Marga abans de tornar a la cuina a remenar el sofregit. L’Albert admira l’activitat de la Marga. Li costa d’entendre com algú que és professora de rítmica totes les tardes en el gimnàs, és capaç de dedicar-se a passejar per tot el perímetre de la llar, entrant i sortint de totes les habitacions, quan arriba a casa. Ell, que està tot el dia assegut davant d’un ordinador, quan entra per la porta del carrer no té més esma que per …