Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2018

No saber dir que no (MG)

Imagen
Maria Guilera
–Estic tan cansada, va dir la Carla mentre es deixava caure al sofà.
Les sabates, amb una sola molt gruixuda, van caure a terra tot fent un soroll pesant i les faldilles li van quedar fetes un nyap sota les cuixes. Jo tenia ganes de parlar amb la meva néta, però vaig adonar-me que aclucava els ulls i semblava adormir-se.
–No sé què ho fa, que la gent jove estigui sempre tan cansada, va fer ma germana. Te’n recordes quan tu i jo sortíem de la feina a les vuit del vespre i anàvem al Centre Moral a assajar? Allò era un no parar i mai no vam necessitar estirar-nos al sofà.
A banda del detall que a casa nostra no n’hi havia, de sofà, era ben cert que voltàvem del matí al vespre i la sensació d’esgotament mai no la sentíem. I això que ma germana era l’ànima del grup de teatre, s’hi entregava, ho feia tot, des d’anar a buscar les obres a la Llibreria Millà i remenar prestatges i capses polsegoses com una fura, fins repartir els papers, buscar les músiques, quedar amb els dels llums…

Hombres (VA)

Imagen
Vicente Aparicio

El tío Gregorio murió un jueves. Su corazón dijo basta. Cuando nos avisaron de que el entierro sería el sábado a mediodía, Alberto ofreció su coche para que fuéramos al pueblo los tres juntos. Me levanté temprano. Tanto, que al llegar a la boca del metro me la encontré aún cerrada. Pensé que no me vendría mal andar un rato.
Después de atravesar la Diagonal, en la calle Provença me llamó la atención un alboroto. Junto al semáforo, un par de chicas discutían con un hombre de mediana edad que las miraba con descaro. -¡No es no! -gritó la más alta de las dos, levantando un dedo acusador mientras su compañera se encaraba también con él. Me pareció oír un insulto. El hombre quedó atrás. Siguieron caminando por la misma acera, unos metros por delante de mí. La chica que había gritado llevaba unos leggins estampados y unos zapatos de plataforma. La otra, más discreta, vestía toda de negro.
Se cruzaron con un grupo de chavales que iban empujándose unos a otros y armando jaleo. Lleva…

Las chicas de Divito (MS)

Imagen
Mónica Sabbatiello