Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

L'home senzill (MG)

Imagen
Maria Guilera (Foto: Vivian Maier)

Al meu marit les coses li havien anat malament des de ben jove. Als tretze anys va haver de deixar l’escola, tan espavilat com es veu que era, per ajudar la mare vídua i els germans petits. Va entrar a treballar a un taller d’arts gràfiques i pocs anys després es va tallar dos dits de la mà esquerra amb una ciselladora. Amb aquella desgràcia ja no podia fer bé la feina i el van acomiadar. La primera dona que va tenir el va deixar per un guàrdia civil poc temps després de casar-se i el fet el va convertir en la riota del barri; els nois, quan es creuaven amb ell pel carrer, feien un gest damunt el cap com si dibuixessin un tricorni. Humiliat, va haver  de marxar del poble i buscar feina en un altre lloc. Jo el vaig conèixer en entrar  a treballar a Fills d’Eudald Figuerola. Ell estava al magatzem i de seguida em va agradar el seu aspecte senzill, net, tan diferent dels altres. La seva samarreta no li cenyia el cos ni s’arremangava les mànigues per mostra…

La casi desconocida (MS)

Imagen
Mónica Sabbatiello (Foto: Rossella Scalia)

Cuando vuelvo a casa, después de mucho tiempo, me gusta leer mis viejos diarios personales. Por azar escogí aquel día un cuaderno de sueños.

En esos folios hay un registro minucioso, con interpretaciones y bocetos, que abarca los meses de invierno de 1980 en La Coruña. Entre estaciones de metro me sumergí en aquel universo de mujer de mediana edad que, según me parece ahora, vivía en el fondo de una cueva. Estratos subterráneos de mi historia. Capa tras capa. Señal tras señal. Leí absorta antes de salir al bochorno de la calle en una primavera que parece predecir el fin del mundo, asfixiado por el fuego. En la zona profunda de la ciudad, con luces frías y neutras, me pasó lo que otras veces en los túneles: me asomé a parajes extraños aunque propios, difuminados en una especie de cine en blanco y negro. Los viajes en metro, sobre todo en verano, aportan sorpresas. Hay un gran hacedor en el subterráneo que proyecta sueños sobre lo cotidiano. Y…

Gossos (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo (Foto: Robert Doisneau)

Mirar el món des de la finestra. Molt diferent a mirar la T.V. Saber que és molt diferent estar dins que estar a fora. A dins tot era previsible. El ritme dels esdeveniments tenia un horari tan marcat que feia innecessària l’existència del rellotge. Un dia rere l’altre. Despertar-se era com tornar de viatge. Dormir era com estar a fora. A dins, a casa, res era emocionant, tot era fix i immòbil, com si els mobles fossin de pedra. Tot tenia el seu lloc des de temps immemorials. Els llums eren els mateixos des que havia nascut. Els mateixos exactament no, ja que si algun cop s’havia esquerdat algun dels globus o floró, allà havia quedat per constatar el lent pas del temps.
A fora de casa hi havia vida, moviment i activitat. Era un barri popular i, per aquesta raó, la gent vivia bona part de la seva vida al carrer. Al carrer els nens jugaven a pilota, els avis fatigaven els bancs, les dones es trobaven quan anaven o venien del mercat i podien passar e…

Pa-ta-ta (VA)

Imagen
Vicente Aparicio (Foto: Bill Gekas)

Ángela fue la primera en llegar. Habia madrugado para preparar un pastel de zanahoria. No salía mucho últimamente: a unos meses de descontrol habían seguido unos meses de recogimiento. Cocinar la relajaba. Ser capaz de madrugar hacía que se sintiera secretamente satisfecha a pesar de todo. Hacía tiempo que no trabajaba, ni siquiera dando clases de inglés, y el principal propósito de su vida actual era intentar olvidar una mala experiencia. Una experiencia decepcionante y vergonzosa, por la que tendría que seguir pagando un alto precio. Hoy, por ejemplo, iba a ser todo un mal trago. Pero no quería mentir. No quería esconderse ni dar feas excusas.
Su padre le abrió la puerta. Llevaba puesto el jersey que ella le había regalado para su cumpleaños.
-Hola, hija, pasa. Qué delgada estás, no haces buena cara. No hacía falta que trajeras nada, mujer.


Beatriz tenía motivos de sobra para estar cansada, pero su alegría era tan grande que restaba importancia a todo…

Durango y la Santa Muerte (MS)

Imagen
Mónica Sabbatiello (Ilustración: David Alfaro Siqueiros)



La casa estilo Zorro estaba agarrada a un desierto que se imponía aún en medio de la ciudad. Con sus vientos secos y cielos de western. Con su música de corridos y pasitos duranguenses. Con el modo de vestir de los hombres, las botas de piel de serpiente y sombreros de ala ancha. Los cactus enormes. La amenaza legendaria de los alacranes. Los bailes por las tardes en salones abiertos a la calle, con temperaturas que sobrepasaban los 30 grados. La casa estilo Zorro estaba bien, lujosa, colonial, ornamentada, pero la propietaria buscaba excusas para ir a tocarle el timbre. Una mujer antigua de misa diaria. Ella tardó poco en sacársela de encima. Lo logró cuando pintó una pareja desnuda, un óleo de dos metros por uno, sobre tela. En cambio, adoraba a Amalia. Menuda y proporcionada. La piel como miel oscura, contrapunto perfecto para sus ojos verdes oblicuos. El pelo de tan negro parecía azul. Con el contrato de alquiler, además de mil…