Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

Brindis (MG)

Imagen
Maria Guilera
Cada quince de agosto, cuando la abuela levantaba su copa de champán rebajado con agua de vichy, nos amenazaba con la profecía que por el momento no había llegado a cumplirse.
–Potser l’any que ve ja no hi seré. Però m’agradaria que seguíssiu fent com sempre un bon dinar de Festa Major i us recordéssiu de mi a l’hora de brindar.
Mi papá le respondía siempre con la misma frase.
–No pateixi, mare. Suposo que ho deixarà tot pagat, oi?
Ella le decía que no fuera tonto y se esmeraba en dar solemnidad al brindis, por eso lo hacía en castellano.
Brindo porque brindo Porque me toca brindart Brindo por esta familia Que vale más que un millart Yo, que me llamaba igual que ella me levantaba para darle un beso. –Felicitats iaia, le decía. Bebíamos toda la familia de pie, niños y mayores, y era obligado apur

Burbujas (VA)

Imagen
Vicente Aparicio (Foto: Brent Lynch)

Por su actitud, el hombre del bar parecía esperar una respuesta. Sus palabras me habian sobresaltado. ¿Qué había dicho en realidad? La rodaja de limón había caído al fondo del vaso y yo no sabía qué contestar. ‘Otra, por favor’, tal vez. ¿O eso lo había dicho ya antes?
El hombre permanecía de pie, junto a mi mesa. No era el alcohol, no era solo el alcohol. De un tiempo a esta parte, todo lo que pasaba a mi alrededor, fuera de mí, parecía mal sintonizado, bajo de volumen.
Siempre fui un tipo sociable. La gente no me convencía, pero sabía arreglármelas. Trabajé casi de todo durante años, coleccionando amistades y haciendo maletas. Amistades pasajeras. En cuanto a las mujeres, no siempre elegí bien..
“Otra por favor”, me pareció oír como un eco de mis pensamientos. ¿Qué había dicho aquel hombre? ¿Había conseguido su propósito? Al parecer sí, porque había regresado a su escondite, detrás de la barra, y mi inquietud se había atenuado. Afuera llovía como e…

Prohibit passat (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo (Foto: Diogo & Diamantino Jesús)

Quan ens vam conèixer vam renunciar a saber res de la nostra vida anterior. Estava clar que, per a cap dels dos, la nostra relació no era la primera. Ella tenia trenta-nou anys, jo quaranta-tres. Ella un fill, jo dues filles. Malgrat que cadascú estava atrapat en la seva pròpia teranyina, tots dos ens havíem trobat just en el moment en què volíem trencar amb el nostre passat.
Ens vam lliurar l’un a l’altre amb l’ànsia d’un explorador del segle XIX. Vaig cartografiar tot el seu cos per adonar-me que cada cop que traçava un nou mapa d’un racó ja conegut del seu cos, aquest esdevenia diferent. El present era tan inabastable que no necessitàvem conjugar altres temps. I, donat que interpretava tota la meva vida anterior com una monumental equivocació sense cap possible solució em vaig prohibir a mi mateix relatar res del passat. A ella li devia passar alguna cosa semblant perquè de seguida vam estar d’acord.
Fèiem l’amor a les tardes amb u…

Todo inventado (MS)

Imagen
Mónica Sabbatiello

Por motivos que se me ocultan en los recovecos de la memoria, llegué a contarle a uno que se sentaba enfrente de mí en La Voz de Galicia, un hombre mayor aficionado a la poesía y a la caricatura, las aventuras que viví siendo muy joven en Tucumán. Me dijo, con una media sonrisa y en tono de sorna, que yo inventaba todo aquello. Fue como tirar mi vida a un pozo para que se secara sin verdaderos testigos. Carne seca. Dura, como el charqui que se curte con sal en el norte del país para prevenir su pudrición. Tucumán también está en el norte. Es la provincia más dulce y más amarga. La provincia azucarera. Sus hombres gastan la vida por los surcos dándole con el machete a la caña; hombres con la piel seca como el charqui. Con arrugas tan profundas que puedes perderte en su cara si quieres leer su historia. ¿Cómo me iba a creer ese periodista, que nunca había salido del barrio de Los Castros ni de la redacción de ese diario, lo que yo le contaba?   No podía ser verdad lo qu…