Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2016

Un quart de cinc (MG)

Imagen
Maria Guilera


Mamá (VA)

Imagen
Vicente Aparicio


Rai llegó más de media hora tarde. Ella le esperaba fumando y no dejó de recriminárselo.
-Por lo menos podías avisar. ¿Y tu móvil? -Yo qué sé, la tarjeta, tengo que hacerme un duplicado. Era un día limpio de nubes. Compraron unas latas de cerveza en el kiosco del parque y se sentaron en la hierba. -¿Cómo va tu campaña? -Bien. Un día de estos empezamos. Una movida. Y tú, ¿qué tal con Brian? -¿Brian? Brian y yo lo hemos dejado. -Vaya. Llevas las medias agujereadas. -Ya. El parque estaba lleno de parejas con carritos, pelotas y niños. En el banco de enfrente, una mujer mayor miraba hacia el lago. -Rai, tengo que contarte la última de mamá. -Tiemblo. -Hay una tía metida en su casa. Se planta allí cuando le viene en gana, con el permiso de tu madre, por supuesto. Y a vivir. ¿Sabes lo que hay encima de una de las mesitas? ¡Una foto de la virgen! Con un marco dorado. -Mamá, la viuda alegre, ja ja ja.
-¿Sabes cómo la defiende? Dice que lleva traje. Y con eso parece que te enseñe un certific…

Vida replicada (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo (Foto: Leonard Freed)


Els anys comencen un bon dia i quan ja han passat dotze mesos s’acaben per tornar a començar al dia següent. Aquest pensament ocupa la ment d’en Leonard. Però això és així per tothom, es preguntava. No es volia referir a individus d’altres països i cultures, sinó a persones més properes, com amics i coneguts. Per a en Leonard, que tota la vida havia estat única i exclusivament escolar, això no era exactament així. El trenta-u de desembre i l’u de gener eren un parell de dies enmig de les vacances de Nadal. Tant com a escolar, quan era petit, com ara com a professor, les vacances de Nadal estan situades al mig del curs. L’any, per a en Leonard, començava inexorablement el primer dia que els alumnes omplien les aules de l’institut. En Leonard estava assegut davant d’una escumosa cervesa a pocs metres del port d’Arenys. Una llibreta oberta i un bolígraf al mig separava les pàgines ja escrites de les que encara eren verges. L’aire era fresc, però el Sol…