Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

Shake it baby (MG)

Imagen
MARIAGUILERA (Foto: Anka Zhuravieva)


Se había tomado muy en serio el inglés desde el primer día de clase. Las tardes de los miércoles, al salir del trabajo,iba al bar Shake it baby porque allípodría conversar con nativos, estaba escrito en una pizarra colgada en la puerta. Costaba encontrarlos, pero al menos distinguía a los que no lo eran y se le acercaban con la misma intención, practicar el idioma en situaciones cotidianas. Todos inventaban un pseudónimo y ella era Cath cada miércoles de siete a nueve.
–Please… –Lo siento, yo no estoy por el tema ese de la conversación.Pero no he terminado la cerveza y tengo para un rato todavía. Una lástima, pensó la falsa Cath, para una vez que encuentro a uno interesante y que no llega a los cuarenta, no quiere practicar.Pidió otra para ella y de todos modos se sentó a su lado. –No es obligación hablar inglés… la verdad es que hoy tampoco tenía yo demasiadas ganas, pero vengo siempre el miércoles. Ya sabes, a ver si me suelto. El interesante le sonri…

Un sabor (NL)

Imagen
 NATÀLIA LINARES (Foto: Andrei Naku)

Ahir, quan vaig arribar, vaig haver de trucar el veíi demanar-li que si es plau m’ajudés a obrir la porta. Tan senzill com trucar un manyà pel mòbil i que vingués a canviar el pany. Es feia molt complicat per a mi, amb dues copes de més. Pobre Eudald, despentinat i amb pijama s’esperava amb mi assegut a les escales del replà fins que arribés el tècnic d’urgències. L’Eudald estava cansat, abatut de tot el dia, duia un pijama de ratlles blaves bastant modern. Potser se’l va posar en el moment que vaig trucar, perquè va trigar una mica a sortir i el pijama estava com sortit de la seva caixa.
Si a mi en fessin aixecar de matinada segur que no faria tanta patxoca. Ni de lluny. Un cop vaig tenir la porta oberta i vaig pagar la urgència i la nocturnitat al manyà, vaig convidar a entrar a casa a l’Eudald. Estava desvetllada, i ell, pel que es veia, també. Amb dues¡s copetes de licorrepenjades al mabre fred de la cuina ens explicàvem el dia que havíem passat.