viernes, 29 de abril de 2016

Canovelles (VA)


VICENTE APARICIO

He madrugado. Una chica nueva, de aspecto eslavo, estaba subiendo las persianas del bar de la estación cuando he llegado. Me ha servido un café malo de cojones.
Frente al panel de horarios, he decidido con desgana, como quien elige un médico de entre la lista de apellidos de la mutua.
No sabría decir nada sobre Canovelles, aparte de que pertenece al Vallès Oriental. Una vez, hace veinte o treinta años, el Hospi jugó contra el Canovelles. Yo diría que  ganamos.
El autocar salía a las 7:42 y costaba 4’80 euros. Para no perder la costumbre, me he comprado un libro de autodefinidos y un Red Bull.
‘Marea alta’, siete letras: ‘Pleamar’. ‘Desconocido’, seis letras: ‘Ignoto’. ‘Viaje, recorrido’, también siete letras: ‘Periplo’. No hace falta ser muy listo para ir rellenando las casillas.
Tres minutos antes de la hora el vehículo se ha detenido en el andén 42, frente a mi banco. El conductor ha abierto el maletero y la gente ha formado una pequeña cola para subir. El hombre tenía pinta de gilipollas, con su bigote y su camisa de rayas algo sucia. Ha intercambiado algunas palabras sobre el Barça con una mujer gorda.
El autocar iba medio vacío. Lo he visto marcharse, con sus viajeros como fantasmas tras los cristales.
Ese es el momento que me gusta. La lata de Red Bull está vacía en el suelo y yo toco el billete con los dedos dentro del bolsillo del pantalón. Me quedo quieto y miro el espacio vacío que antes ocupaba el autocar, el breve silencio que se ha formado para mí, solo para mí.
Otro para la colección.

10 comentarios:

  1. Qué personaje molesto! Inquietante. Algo odioso, coleccionista de raza que junta costumbres, y yo ni sé si es para llenar el vacío, o por sobrado que va, tan tranqui. Lo molesto es, quizás para mi, lo que sale por la tangente pero ni por arriba ni por abajo ni por los lados, sino por dentro mismo del cuento. Es raro, me gusta aunque no,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene su interés trabajar con personajes que no generen demasiada empatía, ¿no?

      Eliminar
  2. Ese es un viaje enfermizo. El de quien no se atreve, o no puede realizarlo. El de quien ve en el vacío del aparcamiento su destino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, aunque subirse siempre al autobús tampoco es necesariamente lo más sano

      Eliminar
  3. Un café malo de cojones, el hospi que jugó contra el Canovelles y por si un caso recuerda que ganó, un libro de autodefinidos i un red bull, la mujer gorda que le hablan del Barça……ME HA GUSTADO INGENIOSO!!!

    ResponderEliminar
  4. lola, sólo lola4 de mayo de 2016, 7:38

    Que personaje más estúpido, asocial y fracasado.
    Su negatividad ante todo y todos traspasa al lector.
    Me importa un bledo que es lo que le ha llevado a esa actitud absurda.
    Me recuerda al dicho "HAY MÁS GENTE FUERA... QUE DENTRO"
    Como relato te felicito ya que crear o tal vez observar (no lo descarto) a un individuo como este, se necesitan bemoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, el tío es un poco friqui, pero tampoco hace falta ensañarse y maltratarlo, que también debe de tener su corazoncito :)

      Eliminar
  5. Y dejando ya de lado al desgraciado de la estación... ¡Qué bonito fondo el del blog! Ahí donde se pone alguno de nosotros cómo gana la cosa, no?

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, marieta, para una vez que se anima el cotarro y vas y cambias de tema.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar