Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Bla, bla, bla (MS)

Imagen
Mónica Sabbatiello
“La historia del silencio es un texto.
La escucha del silencio, un libro”.
(Edmon Jabès)
No me animé a oír y la voz se calló.
Descubrí un lugar espeso, caminé hacia el puente y lleguéa la niebla. A manotazos rompíla escarcha y no dije nada. Lo que no dije se hundió.
Frente a frente.De fondo el ulular del viento. El ruido de los muertos en un ovillo azul de lana.
Hay tanto misterio. La mujer era capaz de oír lo que yo imaginaba.
Cuando descubríque podía vivir sin feroces murmullos me puse los cascos del silencio. Y dejé de ser la heroína.
Caminé por un hall abierto por todos lados. Me crecieron los oídos y las manos. Los latidos me llenaron la cabeza y escaparon.
Un corazón pequeñitobrincópor los mosaicos blancos y negros. Una niña de apenas cinco años se lo llevó a la boca y lo masticó en silencio. Su cuerpo se transparentó y se vio su ternura.
No había sonido en ese retumbar. La niña dijo: el ruido para qué.

Setembre (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo

¿A quién quieres matar? (VA)

Imagen
Vicente Aparicio

Tengo setenta y dos años. Ayer fui al bosque con la intención de suicidarme. Llevaba la pistola de mi difunto marido, cargada. Me puse de rodillas junto a un árbol y apunté el cañón a mi sien. Entonces oí un ruido. Voces, unas voces infantiles que se aproximaban. Guardé la pistola apresuradamente dentro del bolso y saludé con un movimiento de cabeza a un hombre y a dos niños pequeños que caminaban en fila. Me marché.
De regreso a casa, detuve el coche junto al lago. Solíamos ir al lago. Nos sentábamos en un banco y mirábamos el agua. Nunca fuimos muy habladores, Franz y yo, sobre todo yo. No nos divertíamos juntos, esa es la verdad.
Empecé a caminar siguiendo el perímetro del agua. Los días laborables, en esta época del año, no hay mucha gente en el lago. Avanzaba despacio, mirando los abedules. Después de la curva, vi que alguien estaba tendido en el suelo. Me aproximé. Era un hombre de la edad de Franz, quizás algo más joven. Parecía haber perdido el conocimiento. Lo …

Tot com cal (MG)

Imagen
Maria Gilera (Foto: Carmen Spitznagel)

El germà gran serà l’hereu, com ha de ser. La noia, massa bonica per quedar-se cuidant la nostra vellesa, ja l’hem casada. I el petit, quina alegria, sense que ni son pare ni jo, que som catòlics però moderns, li haguéssim dit mai res, ens va fer saber l’any passat que volia ser capellà Que contents haurien estat els padrins si fossin vius: tot com als seus temps, els néts respectant les tradicions. Cap estirabot, cap daltabaix a la familia. Tot l’any al Seminari. Quan vam anar a buscar-lo per passar l’estiu amb nosaltres, el preceptor ens va dir que mostrava entusiasme, voluntat, intel·ligència. –És devot, Pare? –vaig preguntar. L’home em va mirar emocionat, va semblar-me que fins i tot se li enterbolien els ulls darrera les ulleres. Molt seriós, va comunicar-nos que al setembre l’enviarien a la selva amazónica. –Ha manifestat el desig de ser missioner.
Aquelles setmanes a casa va ajudar a les feines del camp com quan feia de pagès. Matinava, suava…