Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Llamp (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo (Foto: William Wegman)

El enrolador (LE)

Imagen
Lola Encinas (Foto: Marcelo Grande)

El olor a ozono y salitre penetra en mi nariz mientras la humedad taladra mis huesos. Una espesa niebla cubre los muelles y el viento del norte sacude las maromas de las barcas que, rechinando, resisten los embates del agua.
Es la última noche de octubre. Un precoz y gélido tiempo nos anuncia la llegada del invierno.
Con las manos enfundadas en el tabardo y la gorra calada hasta los ojos, apresuro el paso. Mi destino es la vieja taberna, el oasis etílico y de compadreo y el simulacro de hogar para los que no lo tienen o les queda demasiado lejos. Estará abarrotada, hoy ha sido día de cobro, pero sé que no tendré problemas para reconocerle.

Una bocanada de humo, alcohol y humanidad me saluda al entrar. Me voy hacia una mesa arrinconada del bullicio central. Las risas y los gritos lo inundan todo, como  fondo se oyen cantos nostálgicos al son de un acordeón, todo se mezcla en un armónico caos. Hombres rudos en busca de la compañía, cháchara y, por qué no…

Churros sin chocolate (VA)

Imagen
 Vicente Aparicio 

-Y ahora, el puto chocolate se ha quemado. Eso es lo que me dice el hombre. Me he asustado. Su agresividad me intimida y me he asustado un poco. No es por mí. Tengo miedo porque algo imprevisible podría suceder. No sé bien el qué. Eso es lo que me da miedo. El día menos pensado a alguien se le va la cabeza y la arma. Lo vemos en las noticias, siempre en las noticias, pero ¿y si fuera este el tipo? ¿Y si fuera ahora, aquí? Qué tontería.
La vi el otro día pasando con el autobús. Mira, una churrería, le dije a Inés. Pero ya habíamos pasado de largo. No es fácil encontrar churros por aquí. El primer domingo que quise comprarlos, ella me habló de su churrería de toda la vida. Pero no hace falta que vayas, cariño, añadió. Cuando llegué, estaba cerrada. En el bar de al lado me informaron de que llevaba seis meses así. Lo intentamos más adelante, por vacaciones, en otra zona del barrio, pero habían cerrado también. Un negocio en vías de extinción. Hace ya dos años que me mudé a…