jueves, 20 de noviembre de 2014

Aplauso (VA)




Vicente Aparicio

Tras escribir una línea, arrugas la nariz. Mierda de línea.
Cuando estás a punto de borrarla, suena un aplauso. Coño, un aplauso, te dices. Y la línea se salva, como el estribillo ignorado que alguien rescató para la música de un anuncio.
Un aplauso. Otro aplauso. Más aplausos.
El país entero tararea tu línea, chaval.
Aplausos que escriben solos, aplausos como procesadores de texto, aliados de tus dedos.
Te dices: "Qué bien escribe el Word".
Y tu rostro es todo gratitud, todo felicidad, todo modestia.
Todo páginas y páginas que sonríen entre tus orejas. El escritor que estuvo a punto de destruir su estribillo. El país entero moviendo los pies, joder, la música que casi fue definitivo silencio.
Un aplauso, un frenazo, décimas de segundo.
Una literatura.

3 comentarios:

  1. La literatura necesita aplausos.Como éste-
    Es que si no, no hay manera.

    ResponderEliminar
  2. ---plas,plas,plas, plas,,aplausos..

    ResponderEliminar
  3. En pocas líneas dices mucho sobre el acto de escribir, cómo no sabemos si vale lo escrito, hasta que otro lo lee y lo "traduce" para nosotros mismos, que impulsados desde el vacío inspirador, inmenso, donde cabe todo, dejamos que salgan las palabras, que se enlacen, dancen, se esquiven o asocien. Según. Luego viene el "oficio", la experiencia, las lecturas, etc., que nos ayudan, o no, depende, a corregir, tachar, tirar a la papelera. Me gusta este relato de escritor,

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar