Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Identitat (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo

―No, no és veritat. Tots som responsables del que fem i del que pensem, i sobretot del que diem. És massa fàcil excusar-se amb les circumstàncies ―afirma la Carla mentre agafa una oliva farcida d’un plat que hi ha sobre la taula i se la posa a la boca―. És sospitosament infantil dir, ara, que no pensaves que compraríem els bitllets tan ràpid. Jo vaig donar el meu número de tarja i ja me’ls han cobrat ―La Carla mira la resta del grup buscant confirmació i assentiment a la seva intervenció. ―Mira, Carla, una cosa sí que és certa ―diu l’Andreu aixecant l’ampolla de cervesa per beure a morro―. Ets molt ràpida. Un divendres al vespre vaig portar el retall de diari on es parlava de l’exposició que faran al Reina Sofia i vam comentar que podria estar bé anar-hi a veure-la. Mirant l’agenda, tots nosaltres vam descobrir que teníem lliure el primer cap de setmana de febrer, i tu, el dissabte al migdia ens envies un correu dient que ja tens els bitllets de tren. Has trobat una ofer…

Cucarachas (VA)

Imagen
Vicente Aparicio
Volvía yo del hospital de visitar a mi amiga Pili cuando me encontré con mi vecino. Hacía mala cara. Qué te pasa, Mariano, le pregunté. No sé, chico, contestó, tengo un dolor aquí en el costado que me tiene negro. Vaya por dios, le dije, a ver si se te pasa pronto. Salí del ascensor y entré en casa. Me fui a la cama sin cenar.
Había sido un día duro. A Pili la habían ingresado de urgencias y la cosa no pintaba nada bien. Por la noche apenas dormí. Tuve una pesadilla. Había cucarachas por todas partes, unas cucarachas enormes, gordas y satisfechas. Por la mañana temprano sonó el teléfono. Pili había muerto de madrugada.
De regreso del entierro volví a coincidir con el señor Mariano, que salía a dar un paseo con su hija. Hablamos del gestor de la finca, que es un tipejo repugnante. ¿Y ese dolor, qué, se va pasando?, pregunté. Qué va, qué va, respondió, el condenado no se acaba de ir. Y, do, la verdad, le vi mejor cara que el día antes.
Agradecí como nunca llegar a casa. Pi…