jueves, 20 de junio de 2013

Rubíes de los mares del sur (LE)

Lola Encinas (Foto: Kepa Garraza) 
No es lo que parece, os lo juro, aunque no me extraña que ante esta penosa y desagradable estampa saquéis conclusiones erróneas.

Yo, en vuestro lugar también lo haría.
Voy a intentar dejar en el ambiente de la estancia un mensaje psíquico de lo acontecido. Tal vez tenga suerte y, cuando me encuentren, haya alguien que posea dotes paranormales y pueda captarlo y a su vez contarlo, aunque mucho me temo que no le hagan el menor caso. Y es que ante una evidencia tan de “manual suicida” es bastante difícil darle la vuelta.
Yo, por lo menos no me lo creería.
Pero bueno, voy a intentarlo. Ahí va la verdad y toda la verdad.

Silvia es la mujer más bella del mundo y mi compañera de trabajo. Y estoy locamente enamorado de ella. Tras varios intentos de acercamiento por mi parte y otros tantos rechazos por la suya, por fin hoy ha aceptado mi invitación.
Y además en mi casa.
 He preparado una cena íntima y he cuidado hasta el más mínimo detalle. Quiero impresionarla. Todo está a punto.

Falta una hora para que llegue Silvia, ella siempre es puntual.  

Preparo encima de la cama la ropa que me voy a poner y me dispongo a tomar un baño relajante. Quiero estar impecable y con buena cara.
Ya dentro de la bañera, me incorporo para coger las sales que ella me regaló en mi aniversario. Esas cuyo perfume tanto nos gusta a los dos.
Pero… resbalo. Instintivamente me agarro a la estantería y al caer me golpeo la nuca con la grifería. Por si eso fuera poco, el frasco “Rubíes de los mares del Sur” se vierte por completo en el agua, tiñéndola de rojo premonitoriamente.
Los dos trozos del cristal del estante caen como guillotinas sobre mis muñecas.  

Menos mal que también se ha caído la toalla sobre mi cabeza y  así puede tapar la cara de sorpresa que a este torpe-idiota le ha quedado impresa. Y mira por dónde, me ha salido un pareado.

Cuándo veáis a Silvia no le preguntéis, porque no sabe nada y no entiende, porque cuando ha llamado no le he abierto la puerta.
Ni busquéis motivos. Porque no los hay.
Ni tampoco una carta explicativa. Porque nada de esto estaba previsto.
Nada de nada.
Desgraciadamente, no hay más verdad que la que os he explicado y dudo mucho que alguien pueda llegar a averiguarla dadas las circunstancias, ya que los muertos no tenemos ni voz ni voto.

9 comentarios:

  1. Rubíes de los Mares del Sur. La compré a una gitana cerca del mercado "Paya, te lo dejo a mitá precio, no me pida má..." Conseguí otra rebaja, me lo dejó tirado porque vio, igual que yo, el coche de los Mossos acercándose.
    Me fui satisfecha de lo bien que se me daba el regateo. Sonreí con la maldición que escuché a mis espaldas.
    "Asín te sirva pa quitá la oló a muerto"

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la ironía implicita en el relato. Justo cuando estaba a punto de conseguir lo que quería... Que mala pata, y nunca mejor dicho, un resbalón tonto y se acabó todo. Pobre, qué lástima.
    Muy bueno :)

    ResponderEliminar
  3. Ya dicen que los accidentes domésticos son los más frecuentes, pero macho, tú te llevas la palma por lo inoportuno del momento y las consecuencias del resbalón. Como que tu ya no te vas a enterar de nada, hemos de considerar que la peor parada del episodio es, sin duda alguna, la pobre Silvia que se queda sin cena y sin la recepción de los escarceos amorosos que tenías in mente perpetrar, bribón. ¡Ah! Estará muy bien incluir en el “manual suicida” el efecto espectacularmente visual de tus Rubíes de los mares del sur...

    ResponderEliminar
  4. Nuestro querido y bien ponderado(qepd) Manuel Vazquez, ya tuvo lo suyo con los Mares del Sur. A ver, no hay casualidades en la vida, no las hay, que yo lo se de buena tinta, se que en tu interior, Lola, tu lo sabes, y lo dejas caer a la vez que los trozos de cristal del estante, pero no seré yo quien lo desvele, Marieta tampoco, que es muy prudente ella, Vicente....tampoco....quién será...¿Llamamos a Manolo, que está en el otro lado? Mil besos, desde el Sur.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien planteada la historia, y mira que es defícil hacerla creible. Este es tan torpe o más que el de los "nunchakus". Otra cita más que se va al garete, miedo me da quedar contigo. Qué tal una velada que acabe bien para variar? Qué tal otros temás? Los espero con ilusión. Besos
    Rosana

    ResponderEliminar
  6. Saludos Lola.....me gusta la idea de que el prota se dirija directamente al lector lo hace fresco y ligero, pese al tema....jejeje

    ResponderEliminar
  7. Aunque no comente tus relatos porque no estoy a la altura de los que te felicitan te sigo siempre y encuentro tu prosa muy buena.
    Sigue admirandome con esa imaginación y tambien el sentido del humor. Ademas eres muy humana y tus escritos muestran un conocimiento grande de la naturaleza humana.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por vuestros comentarios, me encanta leerlos y comprobar el efecto de mi relato en vuestra lectura. Además de ser un estímulo.
    Por cierto el último ANÓNIMO me gustaría saber quién es.

    MANIFIÉSTATE !!!

    ResponderEliminar
  9. He descubierto este blog esta noche, la idea del blog me ha encantado. Como ya apuntaba en el comentario de otro texto, me va a venir muy bien para esta noche larga que me espera. Os añado a mi bloglovin!

    www.mystoriesproject.blogspot.com

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar