jueves, 25 de abril de 2013

Babas y cuernos (VA)

Vicente Aparicio  
Le apasionaban los caracoles.
Acudía cada jueves al restaurante de la esquina, donde los cocinaban con una picada de almendras, tomate, cebolla y guindilla que constituía para él una auténtica delicia. La expectativa de comérselos le causaba tal ansiedad que apenas acertaba a ensartarlos con el palillo y, urgido por el nerviosismo, terminaba por extraer la carne de la cáscara estirándola bruscamente con la pinza que formaban sus dedos índice y pulgar.
Al terminar el plato, sus manos quedaban pringosas, igual que sus labios, el bigote y hasta la barbilla.
Pagaba y salía del restaurante, siempre algo avergonzado, sin despedirse.
Tras una semana de autoconvencimiento sobre la necesidad de no reincidir, el jueves, al despertar de su sueño de babas y cuernos, volvía a temblar como un niño asustado.

5 comentarios:

  1. ¡Que buenos están los dichosos gasterópodos! A mi me pasa algo parecido con la ensaladilla rusa; los que me conocen se me pitorrean. En mi caso la ventaja es de no soñar con babas, cuernos o limacos, pues me rio mucho al recordar que hay mucho ruso en rusia y lo buenos que son los polvorones de la estepa...

    ResponderEliminar
  2. De pequeño los tomaba con arroz, pues las paellas de caracoles serranos eran una delicia. Lo de los cuernos se lo dejaremos a los que les gustan lo toros.. jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un poco insustancial, pero tiene gracia unir las ideas caracoles-drogadicción. Rarezas

    ResponderEliminar
  4. Nunca me había inquietado tanto ante una cazuelilla de caracoles

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre he oído que los caracoles hay que saber de donde son si no quieres arrepentirte, que salen buenos en sitios como el huerto, pero hay que vigilar que no lleven veneno.
    Hay también sitios malos como la cuneta de una carretera, donde no son de fiar, y salen caros.
    Un abrazo, primo.
    Jose

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar