jueves, 14 de febrero de 2013

Tijeras (VA)

Vicente Aparicio 
Me publicaron el libro. Dijeron que se vendía. Empezaron a llegar cheques. Cuando más dinero tenía, dejé el alcohol.
Un día fui a una librería y compré mi libro. ¡Mis cuentos no eran mis cuentos! Faltaban palabras, frases, ¡párrafos enteros! Faltaba casi la mitad. Faltaba yo, faltaba mi aliento.
Me hice famoso. "Albert Twin", escribieron con letras mayúsculas. 
Regresé al alcohol. Me olvidé de mi libro. Me bebí los cheques. Ingresé en la tumba. "Albert Twin", rascaron en la piedra.
La comunidad literaria me rindió homenaje. Pasaron los años. Un día investigaron mi vida, mi obra. En el domicilio de mi editor hallaron unas tijeras. En un cajón del escritorio, la otra mitad de las palabras, mi aliento. Yo.
Publicaron mi otro libro. Hicieron comparaciones. Dibujaron amplias sonrisas en sus bocas. Reescribieron, con letras minúsculas, mi nombre. Rascaron garabatos en la piedra.
Comprendí, pese a todo, la verdad. 
Expusieron en un altar sus tijeras. 
Las noches de luna llena, bebo.

8 comentarios:

  1. ¿No era a Carven que le hacían algo parecido?
    Moraleja: aunque sea cruel, que cada una hago lo suyo; uno a escribir y el otro a publicar.

    ResponderEliminar
  2. En el cajón cerrado las palabras proscritas se revuelven y golpean enfurecidas los límites de su prisión.
    Las tijeras castradoras se vengan del creador para justificar su vacío creador.
    Y el autor aúlla bajo la piedra.

    ResponderEliminar
  3. M'ha encantat. Senzill, tendre, clar i amb una bona dosi d'"aliento".Què car és ser famós! La foto és maca de debò. Una abraçada després de molt de temps sense entrar al bloc.

    ResponderEliminar
  4. Breve, conciso, recortado con tijeras de precisión. Me encanta.

    ResponderEliminar
  5. Debe ser duro entender la verdad. Qué digo? Qué duro ES entender la verdad.

    ResponderEliminar
  6. Te robe un par de palabras, utilice la tijera. En realidad te doy dos a cambio: "concupiscente y casquivana". El tipo al que se las robe no las echará a faltar, tiene morenos que se las dan por un plato en la mesa, y cobra los cheques según el peso del ladrillo que perpetra. Que te sean de provecho.

    ResponderEliminar
  7. Ilusión – Ansiedad – Desilusión – Desintegración - Angustia – Ansiedad… Y otra vez Alcohol
    Un círculo.
    Enigmático y magnético.
    Me gustó mucho!
    La lectora más austral

    ResponderEliminar
  8. La dualidad del ser. Que difícil es completarnos.
    En ocasiones por culpa nuestra, otras por causas ajenas.
    Tal vez la respuesta o la cuestión es que no somos una unidad sino múltiples partículas que vagan por el mundo buscándose y perdiéndose.

    Me encanta tu personaje y lo bien que lo describes.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar