Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Saint-Michel (MS)

Imagen
Mónica Sabbatiello
No tuvo más remedio que recorrer durante cuatro días, con aquellos desconocidos, el valle del Loira. Cada automóvil transportaba a cuatro periodistas. Durante la tercera noche, a los pies del monte Saint- Michel, comenzó a agitarla la inquietud. Sintió que los obsequiosos camareros flotaban en aquel restaurante ostentoso y recargado del lujo de Limoges y que las ostras hacían equilibrio sobre tules pardos y babosos. Eran algas colgantes que, de tan vivas y agitadas, sentía que gritaban. A su derecha, el hombre mayor, de elegancia extrema, respondía a una pregunta realizada desde el otro lado de las flores y de las velas. Hablaba de Julio Cortázar, de quien fue amigo. Pero ni siquiera así ella conseguía abstraerse de la sensación de mareo. Y fue peor cuando comenzaron a comentar Ómnibus, uno de sus cuentos, del libro Bestiario. Más bien al contrario: revivió la opresión de la protagonista, Clara, amenazada por los demás pasajeros por no llevar flores al cement…

Sortir d'escola (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo (Foto: Robert Doisneau) 
Pujo a l’ascensor. La porta es tanca silenciosament. Contemplo els botons i els números. Dubto. Un botó rodó conté una A majúscula. Per què no, em pregunto. Visca l’anarquia! L’ascensor s’atura al darrer replà. Unes escales condueixen al terrat. A l'obrir la porta noto que fa temps que ningú hi puja. A la plaça no hi juga cap nen. M’enfilo a la barana. Miro el rellotge, les agulles giren al revés. Ara marquen les cinc. L’hora de sortir d'escola. Salto. Sempre m’agradava sortir corrent de l’escola.

Tijeras (VA)

Imagen
Vicente Aparicio 
Me publicaron el libro. Dijeron que se vendía. Empezaron a llegar cheques. Cuando más dinero tenía, dejé el alcohol.
Un día fui a una librería y compré mi libro. ¡Mis cuentos no eran mis cuentos! Faltaban palabras, frases, ¡párrafos enteros! Faltaba casi la mitad. Faltaba yo, faltaba mi aliento.
Me hice famoso. "Albert Twin", escribieron con letras mayúsculas. 
Regresé al alcohol. Me olvidé de mi libro. Me bebí los cheques. Ingresé en la tumba. "Albert Twin", rascaron en la piedra.
La comunidad literaria me rindió homenaje. Pasaron los años. Un día investigaron mi vida, mi obra. En el domicilio de mi editor hallaron unas tijeras. En un cajón del escritorio, la otra mitad de las palabras, mi aliento. Yo.
Publicaron mi otro libro. Hicieron comparaciones. Dibujaron amplias sonrisas en sus bocas. Reescribieron, con letras minúsculas, mi nombre. Rascaron garabatos en la piedra.
Comprendí, pese a todo, la verdad. 
Expusieron en un altar sus tijeras. 
Las noches…

Simbiosis (LE)

Imagen
Lola Encinas (Foto: Cristophe Gilbert) 
Nunca imaginé que podría ser capaz de iniciar una nueva vida en la que Jaime no estuviera. Casi nunca los deseos van a la par con la realidad, aunque en algún momento creí haberlo conseguido.
Desde el día en que firmamos el divorcio, me propuse no convertirme en una de esas mujeres amargadas que pasan el tiempo recreándose en el dolor y lamentando su soledad. No podía ni quería permitir que el desamor me engullera como una víctima más. Al fin y al cabo tenía la certeza de que estaba viviendo una situación pasajera y que con esfuerzo podría superarla.

Lo primero que tenía que hacer era recuperar la autoestima perdida en los últimos meses. Empecé por renovar mi vestuario y cambiar mi aspecto físico con la inestimable ayuda de mi peluquera Sonia. Después, necesitaba huir momentáneamente de mi entorno habitual y pensé que el mejor destino sería Italia, eternamente bella, cálida y mediterránea. Su arte, historia y paisajes me cautivaron y si a ello añad…