jueves, 3 de enero de 2013

El tren (VA)

Vicente Aparicio (Foto: Enrique Toribio) 
Un hombre de facciones grandes y grotescas, y aun así imprecisas, escenifica trucos de magia en el compartimento de un tren.
Los demás (mamá, yo, algunos rostros adultos envueltos en sombras) vemos sus manos que mueven con presteza una baraja de naipes de color rojo. Hay un cinco de tréboles, una reina de picas, un siete de corazones...
Permanezco absorto. Soy una mueca de inteligencia infantil que mantiene un tenso silencio al acecho de la impostura.
El mago son sus manos. Sus manos huesudas, largas como garras, de movimientos rápidos e imprevisibles.
Mamá aprieta el bolso entre ambas manos sobre su regazo y arranca a llorar.
Su llanto no es el llanto de una madre. Es un llanto antiguo y desesperado, imposible de aceptar. 
Las ruedas del tren avanzan sobre sus carriles.
El hombre de facciones grandes exhibe su dedo índice a idéntica distancia de todas las miradas.
Pequeñas llamas se encienden alrededor, ojos que desprenden calor. Ansiedad. Ojos que miran.
El dedo permanece inmóvil como una piedra en su cueva.
Las luces se apagan. El dedo resplandece en la oscuridad mientras nuestras respiraciones se acompasan.
Vemos cómo ocurre, pero... ¿cómo explicarlo?
El dedo no está...
Su hipnotica luz...
Décimas de segundo...
El tren...
Nos arrellanamos en los asientos y cerramos los ojos.
El hombre sonríe. Devuelve los instrumentos de su magia a un maletín desvencijado que manejan con esmero sus manos incompletas.
Mamá ronca, exhausta, mientras el aire de la ventanilla mueve ligeramente su pelo.
La estación silba desde la lejanía. 

6 comentarios:

  1. Enigmático y sorprendente, una vez más.
    Jose

    ResponderEliminar
  2. Ese mundo inquietante en el que ocurren muchas de tus historias va definiendo sus paisajes y desdibujando sus límites.
    Ya sé que no hay que buscarlo en los mapas.

    ResponderEliminar
  3. Vaya!!! que pasó con mi cometario? no lo habeis publicado.

    ResponderEliminar
  4. Tu comentario no no sha llegado, Rosana. ¿Puedes volver a enviarlo?

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, genialmente escrito, transmite emociones y despierta el interés. Si es una imagen está fantástica, si es una historia lástima que no haya podido entenderla.

    Enhorabuena por el nuevo formato, se lucen aun más las originales fotos que siempre acompañan los cuentos.

    ResponderEliminar
  6. Primerísimos Primeros Planos muy íntimos, llenos de historias personales que no necesitan ser contadas. Están allí. Se sienten. Me encanta.
    Saludos Vicente!
    La lectora más austral.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar