jueves, 15 de marzo de 2012

Haciendo las maletas (VA)

Vicente Aparicio Bádenas (Foto: Elene Usdin)
Señor policía de aduanas, confieso que he pretendido entrar ilegalmente en el país dos chorizos, tres paquetes de jamón envasado al vacío y una lata de foie.
Ahora bien, la droga, señor policía, la droga, le aseguro que es de aquel maletón que ve usted allí en manos del distinguido señor del traje beige.
Esa bestia desalmada me ha violentado sin piedad en la bodega del avión, como podrá usted comprobar si se fija  –le ruego que con discreción- en estas desgarraduras.

---

En esta casa somos tres. Yo, que soy la mediana, la gorda del todo a cien y el maletín Samsonite.
El pijo capullo siempre se lleva el maletín a sus viajes first class. Ella no sé qué es más, si cutre o tacaña: carne de chino. Así que yo trago polvo en el altillo, más sola que la una, asmática perdida.

---

Yo pensaba que éramos felices. Comíamos pollo a la plancha, fregábamos los platos y visitábamos exposiciones de pintura contemporánea. 
Ya no solíamos follar, pero veíamos juntos televisión basura y fumábamos canutos en el sofá .
Entonces ella dijo: “Nene, bájame de ahí arriba la maleta”.
Y yo, que soy de verlas venir, me dije: “Laureano, tienes dos opciones”.
Como no quise complacerla, me fui a la cocina a por el cuchillo. Supongo que de lo demás, será mejor que nos ahorremos los detalles.
Ay.

10 comentarios:

  1. Buenísimos tus micro relatos.
    Entre la maleta pasada de colesterol, la acomplejada mediana y el Laureano, no sabría con cual quedarme primero. Las tres opciones son inmejorables. Enhorabuena Vicente, te animo a que sigas por ahi

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado la idea de los tres microrelatos sobre un mismo objeto con una perspectiva tan distinta uno de otro.

    Muy bueno!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. bruja de provença18 de marzo de 2012, 23:55

    Yo me quedo en el altillo, con el inhalador, acompañando a la maleta asmática.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno lo de utilizar la maleta para explicar situaciones diferentes. Me han gustdo mucho los tres, especialmente el segundo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Muy original. Simple y a la vez contundente.

    ResponderEliminar
  6. Maletas que hablan y confiesan.

    Maletas que sufren en silencio el olvido.

    Maletas útiles y cómplices...

    Variadas en su capacidad y tamaño, como tus siempre excelentes relatos.

    ResponderEliminar
  7. Original y al grano, me ha fascinado. Distintos pero con un mismo objetivo. Geniales los tres, no sabría con cuál quedarme.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué mal rollo dan estas maletas!
    Me quedaría con una con un par de bañadores, media docena de camisetas bien fashion, un par de bermudas, unas chanclas de repuesto, ropa interior, gorra, crema solar y un buen libro.
    Las gafas las llevo puestas.
    Jose

    ResponderEliminar
  9. Tatiana Cienfuegos27 de marzo de 2012, 16:44

    Entre lo negro, lo escéptico y guarrón... me gustan estas historias breves con saña, para la siesta así no sueño de noche con los desgarros, el asma y el cuchillo. ¡Cuántos Aparicios hay en un Vicente!

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar