viernes, 2 de diciembre de 2011

La mano que te acompaña (VA)

Vicente Aparicio
Huele a madrugada, las últimas luces de un pueblo, dos figuras que se adentran en una carretera estrecha y recta, huele a manos entrelazadas, un silencio poblado de sonidos pequeños, grillos, ramas, hojas, búhos, la cadencia sosegada de los propios pasos, andándose, ladridos que ladran a lo lejos, huele a agosto, a espliego, a sed, recuerdos, huele a asfalto, a cuneta, el brillo majestuoso de un cielo estrellado, cenital, dos cabezas que miran en una misma dirección, huele a verde, a tierra, a negro, huele a beso, a la distancia que separa a ambas cabezas de todo lo demás, huele a reloj de pared dormido en su cama, a paz, a siempre, el dulce hormigueo del amor sin palabras, huele al polvo del camino, el resplandor lejano de un motor que se aproxima, huele a unas décimas de frío, a chaqueta tejana, la felicidad del próximo amanecer, su tristeza, huele a hoy, a manzanilla, trigo, amapola, huele a pino, huele a qué, a máquina, velocidad, risas, vendaval, estrépito, gritos, luz cegadora, mole, huele a miedo, huele a frenos, a rueda que rechina, caucho desollado, el látigo que se dibujará en el asfalto, cuando amanezca, huele a tres segundos más y luego huele a nada, a pasmo, paréntesis, ruidoso silencio, dos corazones que bombean su sangre violentada, huele a flor de piel, huesos, músculos, nervios, dos espaldas reafirmadas en el suelo, el aire que se respira, el infatigable tránsito de las estrellas, su inmovilidad de años luz, su fulgor, una mano tibia que te acompaña, el largo camino de vuelta a casa.




14 comentarios:

  1. Y perdura el olor cuando se desmorona esa catedral, quizás únicamente y todavía, proyectada en dibujos trazados en la arena.
    Perdura el olor, edificando piedra a piedra, el enorme edificio del recuerdo.
    Proust nos cala hondo.

    ResponderEliminar
  2. ...jopetas, qué triste... menudo final, me he quedado hecha polvo...

    ResponderEliminar
  3. Toda la vorágine de una vida, de una jornada, de un instante retratado. La importancia de la mano amiga que nos acompaña. Todo ello introducido por las pituitarias. Original y muy bonito, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  4. ...magestuosa manera de oler la vida y transcribirla en palabras...
    Saludos Vi.

    ResponderEliminar
  5. Huele delicioso, este texto, huele a poesía, a infinito, a lanzarse y dejarse llevar, a hondo, tan a tí, oculto, a lo que eres en complot con la existencia, sin espacio con lo íntimo. Huele a precipicio, a lejanía, a nostalgía, a cercanía.
    A belleza. A frescura. A espontaneidad. A deseo. A Aparicio, aparición, desespero, confianza.

    ResponderEliminar
  6. UFFFFFFFFFFF menos mal! por poco los pillan...
    Precioso, poético y sugerente. Huele a tus listas interminables e inteligentes.Huele a ti.

    ResponderEliminar
  7. Lo siento Vicente, este me gusta menos. Para mi gusto demasiadas "comas". Con tanta descripción se pierde el relato, es como más poesía. Quizás ahí esté el problema y no en el relato, que a mi no me gusta la poesía o que soy técnico. Así que no me hagas mucho caso :D. Ahora, me gusta mucho la idea de que el olor una el relato.

    Besos

    Inés

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado bastante.
    Saludos
    http://literacruda.wordpress.com

    ResponderEliminar
  9. Intenso, compacto , gráfico, sensible, profundo, completo y mucho más.
    La vida pende de un hilo, de tres segundos, de lo previsible y de lo imprevisto, de una reacción, de un reflejo, de la buena o mala suerte, del destino...
    Me encanta que con tan pocas palabras digas tanto. Y encima lo dicho, pueda tener varias interpretaciones.
    Nuestro amigo CAMPOAMOR ya lo predijo con su frase lapidaria:
    "En este mundo traidor nada es verdad, ni mentira, todo es según el color del cristal con se mira"

    El mío es negro intenso azabache.

    Bravo, bravo, bravo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, sin lugar a dudas...un breve paseo por el olor de la vida.

    Mis relatos son un poco más lights. Dejo aquí mi blog por si les interesa:
    http://loscuentosdelviento.blogspot.com/

    :)

    ResponderEliminar
  11. Creo que tus descripciones son brillantes porque reproducen la situación, el entorno y también el mundo interno de los personajes.
    A pesar de ello, en este cuento me ha parecido que algo estaba de más, no sabría decir bien el qué.
    La idea me gusta, es muy creativa, pero quizás faltó darle unas vueltas más.
    Espero que te sea útil mi humilde comentario, tanto si es para corroborar que el relato te gusta tal como está como si es para pensar más en ello.

    ResponderEliminar
  12. Hola Vicente. El relato me ha encantado. Pero no lo entiendo bien. Huelo la primera parte de la relación: maravillosa, huelo la 2ª parte: el desastre, pero el final:

    "el infatigable tránsito de las estrellas, su inmovilidad de años luz, su fulgor, la vida poniéndose en pie, una mano caliente que te acompaña, el largo camino de vuelta a casa."

    La verdad es que me desconcierta. ¿cómo acaba la cosa? ¿en rutina quizá?

    ResponderEliminar
  13. Después de dos rectificaciones y de haber leído y oído vuestras opiniones aquí y fuera de aquí, finalmente he optado por recuperar casi al pie de la letra la versión inicial de este texto, que aun sin convencerme del todo creo que es la que menos me disgusta de las tres. Gracias por leer con espíritu crítico

    ResponderEliminar
  14. Bruja, llevamos una colonia y olemos a ella
    Mirinda, siento haberte violentado, yo solo quería asustarte :)
    Quicus, me alegra que te hays fijado precisamente en esa mano
    Puigmal, aquí estamos, a la expectativa de oler el perfume de tu próximo relato
    Sabbatiello, le habla Aparicio, complotadadamente oculto
    Pantera, gracias por el capote, tu amable lance torero también huele a ti :)
    Inés, yo de poesía sé como de control de calidad medioambiental :)
    Literacruda, gracias por tu brevemente crudo comentario
    Lola, Campoamor debía ser del Madrid :) Gracias, gracias, gracias
    Bakuhatsu, nosotros somos tirando a heavies, pero con poco pelo :)
    Thelma, en el final del relato no es el coche quien se ha estrellado, sino yo. Se me ha indigestado el final, lo he cambiado dos veces y al final he vuelto a la versión inicial. No sé si te referías a eso. En cualquier caso, gracias por tu crítica sinceridad
    Josep, mi intención era que la cosa acabara en "un susto de muerte" :)

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar