Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Uit (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo 
Hi ha moments en la vida en què el ritme del rellotge de sorra del que estem constituïts s’entrebanca, perd la velocitat uniforme amb la qual els granets passen pel coll d’embut de l’existència i un grumoll que episòdicament obtura el pas ens permet veure les coses des d’una perspectiva més distant, com si tot esdevingués a càmera lenta, i just en aquests breus instants, les certeses amb les quals bastim les nostres previsibles vides es fonen deformant-se, com rajoles de xocolata al forn, i permeten anticipar el que normalment ens és impossible de preveure.
Una d’aquestes experiències la vaig viure la darrera vegada que els vaig veure, ara fa tres anys.
-Tots a punt? Prepareu-vos, les campanades són a punt de sonar -deia en Xavier mentre premia el botó del comandament a distància per augmentar el volum-. Ja sabeu, primer els quatre quarts que no compten, i a la cinquena campanada s’ha de menjar el primer raïm.
La televisió bramava malgrat que no es veia cap imatge defini…

No tenía pestañas (RR)

Imagen
Rosana Román
El amor más extraño que he sentido en mi vida fue el que sufrí hace unas semanas y del cual todavía me estoy recuperando. Si lo cuento es porque estoy seguro de que nunca a nadie le ha pasado nada igual, ni le ocurrirá en este siglo. Fue el primer lunes de otoño, cuando el cielo amaneció completamente gris y amenazaba descargar de un momento a otro. Quizás por eso me llamó la atención aquella mujer sentada en la parada del autobús. No parecía tener prisa, a juzgar por la cantidad de autobuses que pasaron sin que ella se inmutara. Me acerqué con disimulo, lentamente, para poder verla de cerca. Fue entonces cuando de mi interior pareció escaparse un pájaro invisible que fue a posarse en su mano. En ese momento sentí que ella me había atrapado sin siquiera haber movido un músculo. Su rostro inocente de ojos almendrados reflejaba una actitud de indefensión que me sobrecogió. Era menuda, con rasgos definidos y perfectos. Sólo había una alteración que me desconcertaba: no tenía pes…