Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

Renuncias

Imagen
Rosana Román
María y Rosa tienen mesa reservada al fondo del restaurante. Es una mesa de dos, que les guardan todos los jueves. A ambas les gusta ir a comer juntas y solas. Nada que ver con las comidas llenas de restricciones que hacen con sus respectivas familias, cuando las van a buscar a la residencia. Van hablando sobre los estudios universitarios para la tercera edad. Depositan sus bastones en el rincón y se sientan con cierta torpeza. Mientras se acomodan con ilusión, les preparan los montaditos. Ni los han de pedir: el camarero lleva cuatro en cada plato, abre una botella de vino, les sirve  y se dispone a tomar nota. Apunta para no olvidarse, no porque tenga mala memoria, sino porque conoce a las “insaciables abuelas”, como él las denomina. Ese día no es una excepción. Ya a solas, María interrumpe la conversación para interesarse por la comida. –Tienen buena pinta. Ese de paté me está diciendo: ¡cómeme! –Pues te vas a llevar una sorpresa, porque no es paté solo. María lo degusta co…

Presentación del libro de relatos ARCHIPIÉLAGO

Imagen
Antes del verano presentamos en Barcelona nuestro segundo libro de relatos, "Archipiélago", publicado por Ediciones Oblicuas.  El texto que sigue a continuación corresponde a la presentación que hicimos en la Biblioteca Jaume Fuster. Gracias por leernos.



Maria Guilera
Fa alguns anys, al restaurant del Laie, en un sopar que com tantes vegades tenia el fons sonor de les nostres converses al voltant de llibres i d’autors, algú va preguntar-se pel secret dels éxits literaris.

L’anàlisi dels best-sellers ens va ocupar tot el primer plat. Quins temes triaven els escriptors de culte, quin tipus de llenguatge feien servir, quantes pàgines tenien els llibres, qui en feia la difusió, com es mantenien a les llibreries…

Amb el segon plat va arribar l’allau d’idees per escriure novel·les d’èxit assegurat.

Novel·les? Segur? No seria millor dedicar-se al llibre d’auto-ajuda?

Cadascun de nosaltres tenia un tema en el qual, amb una mica d’esforç i una bona dosi d’imaginació, podia autonomenar…

Per culpa de l'amor

Imagen
Vicenç del Hoyo
En un ampli despatx de catifes amb estampat de girafa, mobles treballats pel temps i pel drap de la Paquita, la veterana dona de fer feines, i parets de colors pastí - o s’ha de dir pastel?-, un consumat i consumit advocat es gronxa en el fosc butacot que el presideix. De pell negra, com la seva consciència. Seu darrera d’un escriptori d’una època en què encara es feien servir tinters i les plomes dels esplomissats gansos. Somriu lleument. No sabrem mai si és de felicitat o és el plec que li fa la pell de la cara per una veritable deformació professional. ¿Quins desperfectes a l’ànima i a les galtes li poden esdevenir a qui té per lema, en la vida professional: «Es pot dir sí, o es pot dir no, però indiscutiblement, s’ha de dir somrient.»? Així que tenim en escena a un autèntic campió a treure sempre el millor partit de les mai clares lleis, dotat de la gosadia per endinsar-se en els racons més foscos de la legalitat. Davant seu, asseguts a l’altre cantó de la ja esment…

Arde Roma

Imagen
Marc Ballester
Como siempre, don Juan de Villarejo y Veloso abrió la puerta del club con ese espíritu castrense tan característico en él. Oteó el amasijo de cuerpos y formaciones de a dos, descubriendo entre ellos al enemigo. En forma de avanzadilla, se desplazó hacia la barra dispensadora de lúdico y burbujeante rancho festivo. Dos cejas arqueadas respondieron defensivamente y sin dudar, a su táctica. Sus contornos ya conocidos en anteriores campañas prometían un botín excitante. No se trataba de un simulacro: ese escote era una auténtica declaración de guerra; se camuflaba y atrincheraba en él, un arsenal capaz de derrotar al más laureado comandante, pero éste no era su caso. Preparó un ataque directo. Su punto de mira, dotado del más avanzado mecanismo de precisión, localizó y marcó el objetivo con dos pupilas trazadoras. Don Juan aplicó una estrategia ofensiva por el flanco izquierdo. Un pelotón de infantería, compuesto por un cabo y cuatro dedos, se zafó de la línea defensiva (dos…