Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

Anacleta la coqueta (LE)

Imagen
LOLA ENCINAS
Su verdadero nombre es Anacleta, pero se hace llamar Ana porque le parece más “chic”.
Ya desde pollita era muy presumida y dedicaba la mayor parte de la jornada a su belleza y aseo personal.
El brillante color de su plumaje llama la atención.
Una erecta y roja cresta corona su cabeza.
Sus ojos son negros, de penetrante mirada. Su pico es de un bello color anaranjado, corto y fuerte, aunque en determinadas ocasiones puede ser suave como el terciopelo.

Cada sábado visita el Salón de Belleza, el que regenta Norita, la oveja más veterana de la granja, al lado del abrevadero.
La sesión se inicia con un masaje, seguido de un aplique de barro y un baño relajante; después vienen el cepillado y la manicura.
Le hacen un precio especial como clienta VIP que es y no le escatiman atenciones para tenerla contenta. Con ello pretenden premiar su fidelidad y que su envidiada imagen sirva de reclamo para el resto del gallinero.

Pero nosotras somos más sencillas.
Saltamos del palo al prime…

Prime time (MB)

Imagen
MARC BALLESTER
¿Cuándo fue la última vez que estuvimos a una? También hoy me tenías que fastidiar. Sabías lo importante que era para mí, para los dos, para todos, sobre todo para Ángela, y aun así tenías que poner pegas, joder. Muy importante, era muy importante que nos viesen a los dos, aunque no sintieses nada. No tenías que fingir, tan solo estar ahí, en el plató, salir los dos juntos y yo ya me encargaba de hablar. Mierda. Tengo que aclarar mi mente, hoy es una buena oportunidad, quizás no haya más. Hay que dar buena impresión. Necesito agua. Repaso: Ángela, quince años, vestía pantalón vaquero desteñido, acampanado, el pelo largo y recogido en una cola, los auriculares siempre puestos, la música siempre a tope, tarareando canciones de Camela, ¿a quién debió salir? Repaso: el 25 de marzo no regresó, denuncia a la comisaría, carteles por el barrio, se acerca el regidor del programa, Dios mío, dame fuerzas, ayúdame, que tenga la mente limpia y que me exprese con corrección, me hace …

Sofá cama (MG)

Imagen
MARIA GUILERA
De pie delante de la nevera, Pedro pensó que era una suerte que él y Carmen no hubieran tenido hijos.
Se le ocurrió entonces que hablaría con el tipo de la tienda de muebles, que parecía un hombre serio, por si podía recomendarle algún albañil. Se podían echar al suelo las paredes de las habitaciones que daban al pasillo. Para qué tantos dormitorios si se había quedado solo. 
Abrió una cerveza y luego salió al balcón. Cómo habían podido quedarse con aquel piso, ochenta metros cuadrados tan mal distribuidos. Tenían prisa por irse a vivir juntos, por eso se precipitaron tanto. Carmen lo había decidido, estaba encantada con el barrio, con la finca nueva y, sobre todo, con la idea de marcharse del pueblo.
-No podemos quedarnos aquí, Pedro. Esto no tiene ningún futuro. Si ya no queda nadie de nuestra edad, no lo ves.
Pedro no sabía qué contestarle, pero en realidad no quería ir a vivir a la ciudad aunque trabajaba allí desde hacía un par de años. Le dijo que no le pesaba le…

El darrer sopar del mil·leni (VH)

Imagen
VICENÇ DEL HOYO
―Jo... jo. No sé què dir.
Va ser la nit de cap d’any. S’extingia el segle XX i emergia el XXI. S’havia estès un ambient incert de final de mil·lenni. El món podia acabar aquella nit. La culpa la tenien els ordinadors. S’abandonava un segle envellit prematurament, gastat per les guerres i ple de certeses erosionades. Però el futur semblava pendent d’un fil. El món tremolava per l’eufòria i per la por. Es preparaven vetllades i festes finiseculars. Caldria que la Terra donés mil voltes al Sol abans de trobar una nit similar. Jo havia renunciat a tota companyia. Feia, aleshores, tres mesos que ho havia deixat estar amb la Coral. Set anys havien estat suficients per constatar que no ens podríem acomodar l’un a l’altre. Volia passar sol aquella nit de cap d’any. Mai no ho havia fet en els trenta-quatre anys anteriors. Em deia que ja era hora d’assumir la solitud de la majoria d’edat, i que no calia esperar el proper any per fer bons propòsits. Podia començar la vigília del …