lunes, 28 de diciembre de 2009

Tal vez me equivoqué


NATÀLIA LINARES
Estoy en la puerta del restaurante fumándome un cigarro con Pepe, el único de mis compañeros que es de aquí. Los demás hemos emigrado desde nuestros países esperando mejorar.
Hace tres años que llegué y todavía tengo días en que me siento sola, muy sola, aunque hace unos meses conseguí la reagrupación de  mis hijos. Mi hombre se quedó en el poblado. No quiere venir, ni yo quiero que lo haga. A él le va bien quedarse allí trabajando el campo, y con la Verónica, con la que tiene un menester escondido desde hace tiempo.
A mí aquí me tratan bien. Pepe me está contando que pasará el fin de semana con su madre y sus hermanos. Pronto terminamos el pitillo y regresamos al trabajo. A Pepe le queda bien el gorrito del uniforme. Le oculta la calva y hace que te fijes más en sus ojos, que son verdes y muy expresivos.
Nuestra especialidad es la hamburguesa en todas sus variedades, junto con las patatas fritas, las alitas de pollo y el pescadito frito. Todo ello a gusto del consumidor. Les gusta mucho cómo las cocino.
La plancha siempre está caliente.
Pepe viene de lavarse las manos y se dispone a descongelar paquetes de pollo. Yo ya estoy en la plancha, acabo de atarme el delantal.
Hoy hace calor y hay mucho trabajo. Muchos clientes. La semana pasada Mario avisó de que esta no vendría, precisamente esta.
-Otra burguer y un nº 4.
Trabajamos rápido.
-Un 8 con un plus de queso.
A veces mis gotas de sudor caen encima de lo que cocino, El sudor cae de la frente y resbala por mi nariz. De nada sirve el gorrito, así que mi ardor y mi esfuerzo van a la mesa 13.
-Plato 10 para llevar.
-Prepara dos más para llevar.
Esta vez les obsequio con ración doble de mi vigor y mi tesón .
Pepe está preparando salsas y ensaladas. Yo estoy con tres platos a la vez: huevo frito aquí, patatas acá y allá, ese con doble de queso, la cebolla que no se me queme.
Tal vez me equivoqué. O tal vez no. Un impulso de superación me llevó hacia la aventura. Mis hijos no me lo perdonarán nunca. Aunque aquí tienen de todo, ellos eran más felices en casa.
-Un especial nº 5.
Este se lo llevan con toque especial de mi deseo, mi ansia y mi perseverancia.

8 comentarios:

  1. "Lo bueno si breve dos veces bueno"

    Natalia, te han bastado unas pocas líneas, para condensar tres historias en una, un cúmulo de sentimientos y muchas cosas más.

    Vivencias cotidianas de gente muy cercana, con la que nos interrelacionamos, sin prestarles apenas atención.

    Sirva tu relato como homenaje a esa gente que abandona la NADA en busca de ALGO.

    Sensibilidad con GOTAS de ácida realidad.

    Bravísimo, un beso gordo, maestra.

    ResponderEliminar
  2. Tus escritos, reales... ¿dramáticos?... pero siempre con un toque "fresco", en el que se nota un conocimiento vivido de los sentimientos. No dejes de escribir.

    El Trasgu

    ResponderEliminar
  3. la bruixa de provença28 de diciembre de 2009, 22:56

    Trasladar a tu relato el impacto de una imagen, imaginar a partir de un hecho los que han podido ocurrir, trasladar a los personajes a otro paisaje; pero, sobretodo, traducir el sentimiento en palabras, penetrar en el mundo del otro sin análisis ni prejuicios.
    Mostrar sin juzgar, para que cada uno pueda empaparse de la historia a su manera.

    Molt bé, Natàlia. M'has deixat amb la boca oberta.

    ResponderEliminar
  4. Cada dia m'agrada més el què escrius, el com i el que surt de la pantalla.

    saber mirar i saber explicar-ho, i les gotes amb nom i significat...

    felicitats, Natalia.

    ResponderEliminar
  5. La idea de medir en términos de sudor todos los productos y servicios que consumimos (pizzas, pantalones, libretas, fresas, tabiques, limpieza de nuestro hogar, acarreo de maletas en los aeropuertos y un largo etcétera) da un poco de vértigo. E
    l sistema económico funciona sin reparar en el sudor, si exceptuamos el sudor de José Antonio Camacho, ex seleccionador nacional de fútbol, que era un sudor mediático, un poco irreal y risible.

    ResponderEliminar
  6. Genial Natalia. Qué bien describes de forma sencilla verdades como puños. Desde tu experiencia, vivencias y sobre todo desde tus tripas.Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Te expresas sencillamente de una forma clara en la que describes brillantemente las verdades de hoy en dia.
    es la primera vez que entro a este blog y realmente me a sorprendido la calidad que se encuentra en el.
    os felicito :)

    ResponderEliminar
  8. La vida misma. Sin firuletes. En un ambiente fiero. La lucha cuando las fuerzas aún no flaquean. Una aceptación sabia. Y un trascender todo hacia adelante. Un guiño realista contado sin vueltas innecesarias.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar