Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2008

Un cuchillo jamonero (VA)

Imagen
VICENTE APARICIO
¿Habeís llevado alguna vez un cuchillo dentro de un vagón del metro? Un vagón hasta arriba de gente y el cuchillo dentro de una bolsa del Caprabo, me refiero. Un cuchillo cogido por el mango, dentro de la bolsa, con la hoja hacia abajo, las manos pegadas a los costados...
Yo sí.
Me lo dio mi hermana. Fue el día en que se fue a vivir a Nueva Zelanda. El día antes, mejor dicho. El día en que fui a su casa a decirle adiós.
¿Qué se le habrá perdido a esta en Nueva Zelanda?
- Oye, Jose, ¿tú tienes en tu casa un cuchillo como dios manda? Mira, niño, mira tú qué maravilla -me dijo después de abrir un cajón y enseñarme un cuchillo jamonero con una pinta estupenda-. Si lo vas a usar, prefiero que te lo quedes tú. A saber quién vendrá a vivir aquí.
- Trae p’acá -le dije.
¿Sabéis cortar jamón? Para cortar bien jamón no hace falta tener ningún máster, pero sí que se necesita un buen cuchillo, un cuchillo como el de Ester.
- Tendrás que dejarme una bolsa -le dije-. No vaya a ser q…

La visita (LE)

Imagen
LOLA ENCINAS
El olor a ozono y salitre penetra en mi nariz, así como la humedad, que taladra mis huesos. Una espesa niebla cubre los muelles y el viento del norte sacude las maromas de las barcas que, rechinando, resisten los embates del agua.
Es la última noche de octubre, un precoz y gélido tiempo nos anuncia la llegada del invierno.
Con las manos enfundadas en el tabardo y la gorra calada hasta los ojos, apresuro el paso. Mi destino es la vieja taberna, un oasis etílico y de compadreo, simulacro de hogar para los que no lo tienen o les queda demasiado lejos. Estará abarrotada, pero no tendré problemas para reconocerle.

Una bocanada de humo, alcohol y humanidad me saluda al entrar. Me voy al fondo, a una mesa arrinconada del bullicio central. Las risas y los gritos lo inundan todo, así como los cantos nostálgicos al son de un acordeón, todo se mezcla en un armónico caos; a un lado, hombres en busca de compañía y cháchara proporcionadas por mujeres que, recostadas en la barra, cubren …

El cebo humano (RR)

Imagen
ROSANA ROMÁN
Cuando escuché el aullido de aquel lobo algo dentro de mí salió corriendo. Sin embargo, yo permanecí inmóvil, aterrado y en el más absoluto de los silencios. Fue en aquellos momentos cuando me di cuenta del grave error que había cometido aceptando la propuesta del cazador.
Confieso que la idea de convertirme en el cebo de un lobo es tan disparatada como atractiva. A mí, que siempre me ha gustado jugar con el riesgo y vivir situaciones límite, me produjo un escalofrío pensar en ese reto, ese pulso a “lo salvaje” que subiría el nivel de mi adrenalina y, de paso, el de mi ego.

Siempre he sido un buen corredor. Tengo mi habitación llena de trofeos ganados en diferentes ediciones de carreras regionales. Una vez corrí la Jean Bouin en Barcelona y quedé muy bien clasificado; por eso pensaron en mí cuando se habló de un cebo humano con el que poder tender una trampa al lobo que tenía aterrada a toda la comarca.
Hacía un año que merodeaba por aquí y se había intentado todo lo huma…

8 de marzo

Imagen
MARC BALLESTER
La redactora como siempre quiere comprobar si soy capaz de desenvolverme en cualquier tesitura. Siempre poniéndome a prueba, -¡Para pruebas está uno!-, así que nos marcamos una apuesta, ella que no, yo que sí, total, tuve que coger la grabadora y saltar a la calle y preguntar a las mujeres que se cruzaban en mi camino, si sabían qué ocurrió un ocho de marzo. Para muestra, un botón.

Sí, y tanto que lo sé, fue aquell combate de Perico Fernández. ¿Como? ¿El cumpleaños de Pujol?... Mira, reina, me parece que es el puente de la Constitución, ¿No? No, lo siento, tengo prisa. ¿Saldré por la tele?... ¿El descubrimiento de América?... Un año de crisis de los lagos; hay que ser más humanitarios, creo que lso gobiernos deberían intervenir mediante una plataforma de acción rápida y... ¡Sí!, ¡el cumpleaños de su santidad!... ¿Qué se celebra?, pues claro que lo sé: la final de Wembley... ¿Cómo dice?... Ah, el ocho de marzo, sí y tanto que me acuerdo, la Revolución de los Claveles... Sí…