jueves, 24 de abril de 2008

Confesión

Natalia
Di puta, di puta, hijo puta. Ja ja ja . Reía mi madre cuando me enseñaba a pronunciar las primeras palabras.
Me llevaba siempre con ella. Conocía a mucha gente. Colegas, decía ella.
En la discoteca me dejaba sentada en la barra, con los camareros, y ella se zambullía en la pista y bailaba. A menudo, me dejaba allí y se iba. Alguien venía a recogerme y me llevaba a su casa.
Cabrona, hija puta, que me jodes la vida. Me gritaba muchas veces.
No he conocido padre, pero sí a muchos colegas de mamá. Ella follaba cada día. Pero no era puta, eso decía. Se divertía y basta.
A los tres años ya pronunciaba a la perfección las palabras que oía de su horrible boca.
Yo, del colegio, ni me acuerdo. Iba poco. Ella decía que me necesitaba, y que lo importante se aprendía en la calle.
La muy puta, a los diez años me desvirgó. Y pronto me obligó a prostituirme para llevar dinero a casa.
La había visto pegarles a otras chicas enfermas por la droga. Ella era la jefa. Así la llamaban.

La muy guarra, ahora estaba gorda.
Era de noche, y...

Sí, le clavé el cuchillo en la garganta.
Gritaba y sangraba como una cerda.
Harta de sus labios rojos
marcados en los vasos, en las apestosas colillas.
De sus gritos, insultos, desprecios.
Harta de la vida.
Muere, cerda, puerca.
Le dije
mientras le rajaba el pescuezo. Ja ja ja.
Y la asquerosa hija de puta se meó.
Tardó media hora larga

en morir como una bestia,
una mala bestia. Ja. Ja. Ja.
No quería morirse, pero la maté.
Sí, yo la maté.

6 comentarios:

  1. Natalia me has dejado bocaabierta con esta historia. No conocía esta faceta tuya en la escritura.
    Es una historia sórdida, esto ilustra muy bien lo de "cria cuervos" Me ha gustado sobre todo la primera mitad.

    ResponderEliminar
  2. Natalia, me ha encantado, es bestial, tiene fuerza, odio y exculpo a la protagonista, no tenía otra opción, si quería seguir viviendo tenía que matar su pasado, y a esa puta que no debió parirla nunca.
    Así es la vida te la dan sin querer y te la quitan queriendo.
    Aplausos merecidos y un beso.

    ResponderEliminar
  3. "harta de sus labios rojos, marcados en los vasos, en las apestosas colillas..." , me gusta la fuerza de las imágenes, de los recuerdos, su rabia sin fin. Frases cortas. Contudentes. La rabia que impregna la infancia sin recursos para la defensa. Natalia, karcómica..., en los agujeros negros..., poniendo la linterna, para que veamos...
    MONICA

    ResponderEliminar
  4. IMPRESIONANTE!!!

    Felicitaciones, Natalia. El personaje está muy bien dibujado.

    Dan ganas de que nos siga contando cosas.

    Un beso
    musa // marcela

    ResponderEliminar
  5. Hola Natàlia,
    et felicito pel conte, m'agrada molt, especialment em crida l'atenció la sinceritat del noi, descrivint els seus fets i sentiments sense vergonya, això dóns molta versemblança al relat. Una pregunta, què significa el canvi de lletra a cursiva després de l'assassinat? És per marcar la diferència entre passat i present?

    ResponderEliminar
  6. Se acerca el día de la madre.
    Da gusto ver cómo algunos tópicos se hacen pedazos y algunos hijos se vengan en nombre de los que jamás se atreverán a hacerlo.
    La bruixa del zoo

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar