miércoles, 20 de febrero de 2008

Dos fechas

Marc Ballester
Creo que lo único seguro entre el nacimiento y la muerte es que hay que escribir un texto, de mayor o menor longitud, de mejor o peor calidad.

Presiento que la vida que nos es prestado vivir entre esas dos fechas es breve, como el escaso jamón y queso cortado a máquina de un mal bocadillo. Si no, ¿cómo se podría resumir toda una existencia en un escueto epitafio? No hay lápida ni recipiente en el mundo donde esculpir con verosimilitud una vida corriente, mucho menos la de un genio o persona ilustre que haya ostentado una o dos subsecretarías, qué decir de un ministro o un galán de cine.
Opino que las urnas deberían albergar vidas pequeñas, de niños o niñas de corta edad, abortos o gente baja, a los que la oportunidad se les cayó de las manos. No merecen más que un bote pequeño junto al televisor. Sin embargo, las vidas de medida estándar necesitan un nicho donde esculpir sus nombres y apellidos y poder colgar, como un moco seco, flores de plástico. Los panteones y monumentos son pues para los hombres (curioso que siempre sean hombres) que deben pasar a la posteridad.
Sé que la esperanza, que en mi barrio era una señora con la que nadie se hablaba, queda para los estúpidos, confiados en que después de esta vida de sufrimiento hay otra mejor, que equilibra, compensa y dignifica. Me temo que perdí la esperanza la última vez que la grúa se llevó mi coche, mis amigos me ignoraron, un desconocido atropelló mi perro, se me cayó el pelo, eyaculé antes de tiempo, perdió mi equipo, tuve diarrea, y me suicidé pero no me salió bien; lo único seguro es que, mientras se pueda, hay que escribir un texto, ni corto ni largo, ni bueno ni malo.

10 comentarios:

  1. Marcos, siempre te recuerdo,tú si que eras y eres un gran hombre, tu legado literario avalan mis palabras.Además de ser un visionario,en la vida y sobre la muerte.Ese sentido del humor agridulce te caracteriza e imprime tu personal SELLO. Tú si que vales!

    ResponderEliminar
  2. Qué sorpresa, Marcos! un cuento que no te conocía, y que como tdos me ha llegado al alma.Y te hablo en presente,porque no se me ocurre otra manera todavía, a pesar que tus "dos fechas" caducaron....Suerte que tenemos tu legado.

    ResponderEliminar
  3. Leerte entre las rocas del Garraf,entre tus amigos y amores, entre niños y perros, con el cielo desconcertado ante nuestra felicidad. La de estar juntos y contigo.
    Leerte y sonreir. Leerte, que era escucharte.
    Soplaba un viento frío y te dejamos un mensaje en el buzón que menos necesita del servicio de correos.
    Si creo que hasta saliste en las fotos, querido Marcos. Solo hay que fijarse bien y cerrar los ojos.
    María

    ResponderEliminar
  4. Tu texto fue más bien corto, pero bueno.

    ResponderEliminar
  5. Me agrada tu humor!, es una postura literaria?, o la única salida a las malas rachas?. Si es la segunda opción, tenemos los mismos vicios!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me hubiese gustado conocerlo porque siento que somos extraños amigos. Ambos vivimos en el mismo barrio, con esa señora con la que nadie se habla y que llevo persiguiendo desde que he leído estas letras.

    Besos a los Karcomos y toda mi admiración por este texto de Marcos.

    abrazo de musa

    ResponderEliminar
  7. Hola Marcos, no tenía ni idea de que hubieras escrito esto, cuánta verdad y cuánta madurez hay en estas palabras...también estoy de acuerdo con todos los comentarios que te han hecho, recogen mi vivencia de nuestra amistad,vivencias que siguen creciendo gracias a tus escritos.

    ResponderEliminar
  8. Leer estas cosas, pensar en tí, qué sueño tan agradable, un abrazo.. ojalá pudiera dártelo, me contento con leerte, ver tu foto, y mantenerte para siempre en mi vida. Hasta otro ratito
    Núria

    ResponderEliminar
  9. Todos los dias sigo pensando en tí. Lo que mas echo de menos es el tiempo que no hemos compartido, tras una intensa amistad adolescente. Nadie pasa desapercibido, pero unos menos que otros. Yo, como María, miro las fotos con frecuencia, aunque yo tampoco estaba; pero sigo viendote aun sin cerrar los ojos. Es evidente que las dos fechas no lo abarcan todo.
    Natalia, gracias por invitarme al Blog.
    Tomàs Aguiló i García

    ResponderEliminar
  10. Sí, pero si es largo y malo, mejor guardárselo para uno mismo. Por suerte, este no es el caso. Pobre esperanza, qué poco la cuidamos.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu opinión: tus comentarios y tus críticas nos ayudan a mejorar