jueves, 21 de julio de 2016

Verema tardana (NL)

Un nou fragment del nostre llibre "Sis maneres de menjar una magdalena".

NATÀLIA LINARES (Foto: Alex Timmermans)


Quan vam  acabar la reunió, aquell dia a casa, vaig treure una mica de pa amb tomàquet, embotit i un vi del Penedès. De vegades se’ns fa l’hora de sopar. I recordo que mentre paràvem taula entre tots i manteníem converses desordenades, en Pere va obrir l’ampolla de vi i es va omplir una copa.
–Us he de dir una cosa -va dir. Tots el altres seguíem parlant i en Pere va tornar a insistir apujant el to de veu–. Us he de dir una cosa important per a mi.
Tots van callar en sec. Jo, encara per la cuina, recordo que vaig cridar, espera que ja arribo, què passa?
–Estic amb una nova parella. 
En Pere havia estat vint anys casat amb la Dolo i fruit de la relació tenia tres fills: el gran de dinou anys, la mitjana de disset i el petit de vuit. Del petit, en Pere mai havia tingut la certesa que fos seu, i d’aquest sempre feia conya. Els últims anys de matrimoni ens explicaven  com n’era d’oberta la seva relació que fins i tot les vacances les feien separats, deien.  Sempre li fèiem la broma, al Pere. “Sembleu més cosins que un matrimoni”, fins a quedar-los el malnom de “els cosins”. En Pere sempre reia quan li preguntàvem per la seva cosina. I la mateixa Dolo, també s’ho prenia a conya. Estaven per sobre de convencionalismes. Feia ja quatre anys que van decidir fer el pas de divorciar-se. I en Pere va tornar a quedar en solteria com quan tenia dinou anys.
En Pere, aquella nit a casa meva, ens va dir que s’havia  enamorat d’un esperit savi i generós. Seguia explicant que mai no havia conegut una persona així.
El vam felicitar per haver trobat l’amor després de quatre anys de solteria.          
–Pere, moltes felicitats per haver trobat la teva mitja taronja... tu que sempre has estat tan escèptic davant del fet  que una parella pogués estar enamorada de veritat -li va dir la Júlia amb la copa alçada i convidant així tot el grup a celebrar-ho. En Pere reia. Ens explicava que durant anys havia buscat i no sabia el què, i que en uns minuts va tenir clar que volia compartir la resta de la seva vida amb aquesta nova parella.
–Com es diu? -va continuar preguntant la Júlia entre somriures i mig emocionada que un company hagués trobat l’amor–. Sembles ben bé un adolescent enamorat de la seva primera conquesta.  El va abraçar, commoguda i lliurada a l'afecte que sentia per ell.
–Bé, es què per a mi és la primera vegada, suposo, que m’he enamorat de veritat. No sé si realment jo he conquistat o m’han conquistat a mi.  Es gratava  el cap i feia un altre glop de la copa.
–Visca l’amor -deia la Júlia.
–Es diu Niek.
–Com? -va fer en Ramon mentre els altres paràvem l’orella i la Txell encenia una cigarreta.
–Niek Drakensberg, va aclarir en Pere.
–Que és un nom o cognom danés? -preguntava la Txell.  Tots  esperàvem la resposta.
–És holandès. El nom, el cognom i ell.
En Pere va seguir explicant la seva nova situació, després  que tots el felicitéssim  dissimulant  la sorpresa i la incredulitat, tot intentant entendre el que passava.
En Niek estava instal·lat a Vic. Era dels Països Baixos,  i donava classes de traducció i interpretació al postgrau a què en Pere s’havia apuntat feia sis mesos per tal de reforçar l’alemany.
–Va ser un enamorament sobtat -deia. Tant fa home que dona. M’he enamorat d’un esperit, del millor esperit. No ous ha passat mai? Ens miràvem i rèiem per la felicitat que desprenia al explicar-ho... (-CONTINÚA-)

"Sis maneres de menjar una magdalena". Disponible a:
BARCELONA Llibreria La Impossible (c/ Provença 232) La Caníbal (c/ Nàpols 314) Rocaguinarda (c/ Xiprer, 13) L'HOSPITALET Perutxo Llibres (rambla Just Oliveras, 66) SANT BOI Llibreria Les Hores (Torrefigueres, 8) VILADECANS Els Nou Rals (Sant Joan, 19)

jueves, 14 de julio de 2016

Whisqui sour (VA)

Nuevo fragmento de nuestro libro "Sis maneres de menjar una magdalena".

VICENTE APARICIO (Foto: Brent Lynch) 


(...) 
Yo también me largo. Conozco una coctelería que anda por una de estas calles. Tengo cierta confianza con el barman, un maño socarrón que prepara un whisky sour de Champions League.
-¿Un mal día, amigo? -me saluda.
Algo debe de pasarle a mi cara.
-Nada grave -contesto-. Vengo de desactivar una bomba.
-Pues sí que eres valiente.
Lleva un chaleco granate, camisa blanca y pajarita. No le ha hecho falta preguntarme qué quiero tomar. Ya le estoy dando el primer sorbo. Hacía tiempo que no me asignaban una misión en Zaragoza. Está de vicio, este whisky sour.
Le enseño unas fotos en la blackberry.
-¿Ves a esos dos de ahí? –El maño me mira con cara de aburrimiento-. Se atraen. Una fuerza irresistible. Yo los he salvado dos veces.
-¿Salvado de qué?
-Del desastre. El mundo está comprimido aquí dentro, amigo, y yo soy su artificiero.
-Te felicito. ¿Quieres otro?
Le digo que sí.
Salud.
Ya me despido. Si alguien quiere saber más de esta historia, tendrá que imaginársela, porque los informes, por el momento, solo llegan hasta aquí. A mí, bien mirado, que estos dos no se encuentren me parece una lástima a estas alturas de la película, tanto si van a salir volando por los aires como si no. Pero los jefes son los jefes y mi trabajo no consiste en escribir informes, ni en analizar estadísticas, ni en dar directrices. Yo solo desactivo bombas… y me voy.
Me sube fuego por el esófago.
-Oye, amigo–le digo al camarero-, ¿tú sabes quién es Marcel Proust?

"Sis maneres de menjar una magdalena". Disponible a:
BARCELONA Llibreria La Impossible (c/ Provença 232) La Caníbal (c/ Nàpols 314) Rocaguinarda (c/ Xiprer, 13) L'HOSPITALET Perutxo Llibres (rambla Just Oliveras, 66) SANT BOI Llibreria Les Hores (Torrefigueres, 8) VILADECANS Els Nou Rals (Sant Joan, 19)

jueves, 7 de julio de 2016

Dream (LE)

Nuevo fragmento de nuestro libro "Sis maneres de menjar una magdalena".

LOLA ENCINAS (Foto: Ferdinando Scianna)


Aquella mañana, al levantarse, notó que iba a ser un día diferente, una invisible brisa la sacudió de arriba abajo. Eran las siete menos diez, se acercó a la ventana y comprobó que estaba diluviando.
Se dirigió al cuarto de baño y como siempre, se miró distraídamente en el espejo. La impactó la desconocida imagen que éste le devolvió. Se palpó el rostro con incredulidad. Por un segundo creyó estar en un sueño. Pero no era así, cuando uno está soñando, las órdenes que envía y recibe el cerebro no se ejecutan al instante, tienen vida propia y no son atendidas hasta que finaliza su acción al despertar. En cambio ahora sabía que estaba despierta ya que podía decidir y ser dueña de sus actos, desnudarse, abrir un grifo, o desplazarse por cualquier estancia de la casa.  
No cabía la menor duda de que esa persona desconocida era ella. Aunque el color del pelo y su cuerpo hubieran cambiado. Era más alta y esbelta y había rejuvenecido veinte años. 
Inexplicablemente asumió con naturalidad la nueva situación. Por fin, parecía que su vida estaba a punto de iniciar un nuevo ciclo. Se le estaba dando una nueva oportunidad  para forjar el futuro que tantas veces había deseado. 
Se alegró de su manía de no desprenderse de la ropa en desuso, rebuscó entre las bolsas, cajas y maletas que guardaba en el armario. Al final, encontró el vestido negro, el que había estrenado en su veinte aniversario. Aquel día mientras cenaban, Mario le regaló la sortija de compromiso, le propuso matrimonio y le prometió amor eterno. 
Eva entonces no sabía que amor eterno es un concepto filosófico imposible de medir y muy difícil de cumplir. Entre ellos, la eternidad prometida duró siete años, al cabo de los cuales él renovó su promesa amorosa con Celia, una escultural cubana de dieciocho años que había conocido en una de sus múltiples “cenas de trabajo”. En fin, eso pertenecía al pasado. 
Acabó de arreglarse y se miró de nuevo al espejo, necesitaba volver a comprobar que la imagen reflejada seguía siendo la misma que la de la mañana. Y sí lo era, el  viejo vestido le quedaba como un guante y potenciaba su espléndida nueva figura. 
Se puso el perfume que aún no había estrenado. Recordó que fueron varias cosas las que influyeron en su compra, el original y bello diseño del frasco, el nombre y el eslogan con el que lo  promocionaban,  “DREAM… el  mágico aroma para mujeres que aman el riesgo”.
Se puso unas gotas en la muñeca y aspiró el aroma, realmente no se parecía a ninguna esencia conocida, era envolvente, delicioso, con un toque dulce y a la vez seco, una amalgama de fragancias difícil de disgregar. Olía a todo lo bueno que merece ser olido, además su nombre era toda una premonición aunque entonces ella no lo supiera.
Cogió el paraguas y se puso el impermeable rojo, volvió a mirarse, esta vez en el espejo del recibidor y salió de casa.
La puerta al cerrarse sonó como el pistoletazo de salida de una carrera... (-CONTINÚA-)

"Sis maneres de menjar una magdalena". Disponible en:
BARCELONA Llibreria La Impossible (c/ Provença 232) La Caníbal (c/ Nàpols 314) Rocaguinarda (c/ Xiprer, 13) L'HOSPITALET Perutxo Llibres (rambla Just Oliveras, 66) SANT BOI Llibreria Les Hores (Torrefigueres, 8) VILADECANS Els Nou Rals (Sant Joan, 19)
 

viernes, 1 de julio de 2016

El azar cierra el círculo (MS)

Con este texto de Mónica Sabbatiello empezamos una serie de entradas en las que podréis leer fragmentos del libro que presentamos en abril, "Sis maneres de menjar una magdalena". Esperamos que os gusten, que nos dejéis vuestras opiniones y, si os quedais con ganas de más, que os paseis por cualquiera de las librerías en las que están disponibles. Como siempre, gracias por leer.

MÓNICA SABBATIELLO (Foto: Ibel Lacasa)



La atraían las geografías indómitas y aceptó acompañarlo. Él se dedicaría a las prospecciones con otros técnicos; ella, como antes, cuando había vivido en la zona más desértica del planeta, a escribir y pintar, y se conectaría apenas con la realidad exterior por medio de una pequeña radio, lo que podía congeniar con su carácter soñador y ensimismado. A pesar de su disposición, el lugar era excesivo. La pampa con cielos inmensos parecía a punto de ser parida una y otra vez por los vientos. 
La recibió una cabaña de madera con tres habitaciones y tres estufas, que esa tarde cuando llegó se hamacaba en medio del temporal como una canoa a punto de naufragar. Sus maderas crujían con ritmos desacompasados. Estaba fuera del pueblo, en lo alto de un cerro ocupado por ingenieros y técnicos, extranjeros y solitarios, como figuras fantasmales de la legión. En aquel lugar no podían ser vistos ni oídos. Alejadas entre sí, las viviendas se ocultaban en bosques de ñires y lengas, árboles patagónicos que con sus ramas retorcidas parecían jugar, en las noches de luna, a crear caricaturas del horror. 
Los primeros días andaba intranquila, con una sensación de riesgo, como si la acechara un peligro que podía saltar no sabía por dónde. Todo era posible ahí. 
Él comenzó con brío sus jornadas de trabajo de lunes a lunes. Ella consiguió estanterías en la única mueblería del pueblo y fue acomodando las telas, los óleos y los libros en la habitación pequeña, que llamó el estudio. En el salón extendió la alfombra que había comprado en la ciudad. Colgó espejos y distribuyó lámparas. Buscaba armonía y tibieza ante la amenaza que dominaba el ambiente. 
Quizás volvería a escribir. Era inspirador ese lugar cambiante. En pocas horas podían aparecer infinidad de climas, las más locas nubes, claroscuros y tormentas. Incluso en verano los termómetros se desplomaban varios grados bajo cero y de la nada nacían temporales de nieve y viento, como imprevistas emociones. 
Con los días aparecieron los perros. Les puso nombre y los alimentó. Fueron ellos los que la condujeron a la abandonada playa del río. Pero eso sería más adelante, en el momento justo, cuando su optimismo estuviese a punto de agrietarse.
Compró una silla de campaña para leer fuera, aunque el aire la empujaba hasta tirarla al suelo. Algunas tardes ventosas se quedaba en carne viva, como si un cúter le separara la piel. La sensación constante de estar en el fin del mundo, como si se tratara de una última y definitiva frontera, la agotaba.  Aún así recuperaba el ánimo de tanto en tanto. 
Disfrutaba de una rutina afectiva sin estridencias y de horas de silencio quebradas apenas por las conversaciones de cada atardecer, cuando compartía con su compañero las excursiones, las cenas, la cama. Hablaban y hacían lo justo. 
Al ser verano austral, amanecía a las cuatro y oscurecía pasada la medianoche. Y aunque no del todo, siempre quedaba una especie de aurora boreal. Ante tanta claridad, su imaginación dejó aflorar lo opuesto. Sus pinturas se volvieron sombrías. En las telas se insinuaron esporas de su infancia. Violencias de familia. La cara de su hermano sietemesino, en colores grises, negros, tierras de sombra. Sospechoso desde el primer momento, cuando lo conoció en la maternidad: un pequeño monstruo en la incubadora. 
En otros instantes, deslumbrada, se dedicaba a la contemplación. Observaba al tero, sus cautos pasos destinados a percibir los escondrijos de la lombriz en las galerías subterráneas. Parado en una sola pata, las cazaba de un picotazo. O a la bandurria, que llegaba en bandadas, grande como una gallina y voladora como un pato, con pico largo y curvo con el que atrapaba gusanos. Durante horas miraba a tantas otras criaturas, nubes y flores.
Hizo excursiones. Su principal temor era encontrarse con jaurías silvestres cuando los perros, sus compañeros, se alejaban detrás de las liebres. La jefa de la manada la condujo hasta una playa solitaria en un viejo recreo. El río venía desde un monte azulado. En su lecho, visibles a pesar de cierta turbidez, trozos de mica, refulgían con el sol. A lo lejos, entre nubes sueltas, la frialdad de la cordillera. Se sentó sobre una piedra lavada por los años, junto a los troncos blanqueados que descansaban en la orilla como restos de animales prehistóricos. Había un puente de madera y senderos. Oyó voces y vio a dos viejos idénticos que sólo se diferenciaban por el color de sus boinas. Delgados y altos, con cejas blancas y disparadas como colas de zorro. Uno de ellos se disculpó por haberla asustado, aunque no era así pues nada en su aspecto le sugería peligro (-CONTINÚA-...).

"Sis maneres de menjar una magdalena". Disponible en:
BARCELONA Llibreria La Impossible (c/ Provença 232) La Caníbal (c/ Nàpols 314) Rocaguinarda (c/ Xiprer, 13) L'HOSPITALET Perutxo Llibres (rambla Just Oliveras, 66) SANT BOI Llibreria Les Hores (Torrefigueres, 8) VILADECANS Els Nou Rals (Sant Joan, 19)

sábado, 11 de junio de 2016

Shake it baby (MG)


MARIA GUILERA (Foto: Anka Zhuravieva)


Se  había tomado muy en serio el inglés desde el primer día de clase. Las tardes de los miércoles, al salir del trabajo,  iba al bar Shake it baby  porque allí podría conversar con nativos, estaba escrito en una pizarra colgada en la puerta. Costaba encontrarlos, pero al menos distinguía a los que no lo eran y se le acercaban con la misma intención, practicar el idioma en situaciones cotidianas. Todos inventaban un pseudónimo y ella era Cath cada miércoles de siete a nueve.
–Please…
–Lo siento, yo no estoy por el tema ese de la conversación.  Pero no he terminado la cerveza y tengo para un rato todavía.
Una lástima, pensó la falsa Cath, para una vez que encuentro a uno interesante y que no llega a los cuarenta, no quiere practicar. Pidió otra para ella y de todos modos se sentó a su lado.
–No es obligación hablar inglés… la verdad es que hoy tampoco tenía yo demasiadas ganas, pero vengo siempre el miércoles. Ya sabes, a ver si me suelto.
El interesante le sonrió y se la quedó mirando como animándola a seguir.
–Tres años llevo ya estudiando. Es que yo en la escuela aprendí francés, que ya ves tú para lo que sirve. Y claro, ahora ya de mayor y por mi cuenta cuesta más. Pero vamos, que cuando me propongo algo lo hago, soy del tipo mujer cabezota. Y no es que lo necesite en el trabajo ni nada, estoy en un almacén de plásticos.
Observó la expresión de él y le pareció ver un gesto de desengaño.
–De jefa –añadió.
-A veces sí nos llega algún mail en inglés con un cliente, pero vamos, eso lo lleva Bea, la secretaria y por lo que vengo observando tampoco sabe ella tanto, pero como lo exigían al entrar y dijo que tenia buen nivel hablado y escrito, ahora no se va a descubrir.
El chico terminó la cerveza y la interrumpió.
–¿A ti te importa si me tomo otra?
–A mí qué va – dijo ella.
–No, por si le quito el sitio a alguien que venga a lo vuestro.
–Oye, que por un día, ya ves. Y además muchas veces pillo a gente que tiene menos nivel que yo y tampoco me aprovecha. Tranquilo.
Estaba encantada. Nunca había encontrado a nadie que la escuchase con tanta atención.
–Lo que te decía. Que Bea ni se preocupa de ponerse al día. No tiene instinto de superación. Yo ya ves, nadie me obliga, pero es que pienso que sin el inglés hoy no vas a ningún lado. El verano pasado estuve en Estocolmo con unos amigos y allí todo el mundo lo habla. Es lo que debieran hacer también aquí, no doblar los dibujos animados, ayudar a los niños a  familiarizarse  con la lengua, ¿no crees? ¿Tú has estado en Estocolmo?
Él negó con la cabeza y señaló el vaso vacío.
–Te invito. Por las molestias.
–Pero qué dices, me lo estoy pasando muy bien. Pocas veces tengo ocasión aquí de hablar tanto. La gente es lenta contestando, sabes. Y si no te entienden a la primera tienes que repetir.
El camarero dejó en la barra dos cervezas más  y, discretamente, guiñó un ojo a la falsa Cath.
–Bueno, pues gracias. Yo siempre me pago lo mío, no quiero obligaciones ni malentendidos, pero es que contigo es como si nos conociéramos de toda la vida. Y como no estoy practicando pues te digo mi nombre real. No es Cath, que lo uso aquí para sentirme más integrada. Me llamo Elisa y soy de Gracia ¿Y tú?
–Steven McAllen. De Glasgow, en Escocia.