Entradas

El relato de la semana

Cristal (VA)

Imagen
Vicente Aparicio (Foto: Christine von Diependroek) 
Tres días antes de que nos casáramos me tatué en la espalda tu bello nombre. Fue mi regalo de boda y tú lo recibiste -lo sé- con el fuego del amor iluminando tus ojos. Después pasaron muchas cosas. Hoy seguimos teniendo en común dos hijos que han crecido y unos cuantos álbumes de fotos. Un día, mientras te esperaba cuando ya se había hecho demasiado tarde, una copa de vino resbaló de mis manos al suelo y se hizo añicos. Me arrepentí durante largo tiempo de haber barrido los cristales para que no los vieras. Algo más tarde, uno de aquellos fragmentos -minúsculo y persistente- se te clavó en la planta del pie y dejó dos huellas de sangre selladas en nuestro parqué. Tu mirada fue una evidencia tan violenta que la siguiente copa aterrizó en el suelo de forma deliberada -pero en tu ausencia. El arrepentimiento siempre volvía. Si tú llegabas tarde y yo sufría, vale que tú me mintieras -era lógico-, pero por qué tenía que esconderme yo. ¿Por qué …

Nena i nina (MG)

Imagen
Maria Guilera (Foto: Andre Torres)

Renunciar (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo
—Una de les possessions a les quals hauríem de renunciar és a la de sentir vergonya. La vergonya ens debilita, ens fa fràgils, vulnerables, i tendeix a fer baixar l’autoestima de qui la pateix. És dijous al vespre. Els dijous no acostuma a passar res d’especial ni a la meva vida ni a la televisió. He ensopegat amb un canal on una tertuliana es dirigeix a un públic favorable. Apareix un primer pla d’un noi jove prim i amb barba arreglada. Veiem els ulls clars, fixats als de la conferenciant. És una mirada de confirmació acompanyada d’un gest d’assentiment. —No hem de ser nosaltres els responsables d’infringir-nos un atac que ens limiti. La vergonya és un pes que tendeix a fer-nos naufragar. Desvia l’impuls espontani inicial. Ens paralitza. Tot i que he fet pressió sobre el botó del comandament a distància, la tertuliana continua a la pantalla. Potser la pila està gastada, penso. Adreço el comandament en direcció a la televisió però no reacciona. És insensible al comandament…

Rellanos (VA)

Imagen
Vicente Aparicio (Foto: Víctor Encinas) 
Rellano de escalera núm.1
Sentado en el suelo, la espalda recostada contra la puerta cerrada, mi hermano Pablo hace aparatosas muecas mientras esperamos a que llegue mamá. Siempre nos partimos de risa. Me siento enfrente de él -el suelo está frío- y jugamos a imitar alternativamente el sonido de una pelota de tenis que cruza de uno a otro lado de una imaginaria pista. Bjorn Borg contra John McEnroe. Deuce. En el piso de arriba, El vals de las mariposas suena una y otra vez interpretado por Danny Daniel y Donna Hightower. El vecino subnormal del 4º 2ª -así se decía entonces- canta al compás del tocadiscos con toda su alma. Un alma alegre, desinhibida y bondadosa. Paseando en tu jardín, mil maripooosas, comenzaron a decir, cosas hermooooosas... En la planta baja, el matrimonio de testigos de Jehová hurga en la cerradura de su misteriosa cueva antes de dar un portazo. Los tacones de mamá resuenan en las baldosas del portal y ascienden hacia nosotro…

Per cada cosa que es guanya, se'n perd una altra (MG)

Imagen
Maria Guilera (Foto: Lee Davidson)

Si es plau, pots obrir la porta? (VH)

Imagen
Vicenç del Hoyo (Foto: Ian Howorth)

El centro del mundo (VA)

Imagen
Vicente Aparicio (Foto: Magdalena Berny) 
Él nos ha traído a ver la piedra. Dice que la piedra es el centro del mundo y que ha vuelto a casa solo para traernos aquí. -¿Como la descubriste, papá? -pregunta Alfredo. Papá -qué raro, llamarlo así- no responde a las preguntas. Es un hombre callado, por lo que se ve. ¿Dónde estaba, todos estos años? ¿Qué pasó? ¿Por qué ha vuelto, en realidad? Yo no creo que exista el centro del mundo, y menos aquí. -¿Por qué no ha venido mamá? -pregunta Alfredo-. Le hubiera gustado mucho este sitio. Es bonito, el paisaje. La tierra es rojiza y el cielo, muy azul. La vista se pierde a lo lejos y todo está en silencio. Hay piedras por todas partes. ¿Por que tendría que ser esta y no aquella, o la otra?  Si giro un poco la cabeza, un rayo de sol apunta justamente a la que él dice.  Si yo fuera Alfredo creería que el sol señala el centro del mundo. Que papá ha vuelto, y que se ha hecho esperar porque tenía que descubrirnos este tesoro. Que ahora todo será mejor. Yo miro…